HARTO DE VIOLENCIA El desafío de ‘Niño-a-Niño’ en Sudáfrica

En enero de 1996, tres educadores de salud de las Américas, Martín Reyes, Maria Zuniga y David Werner, fueron a Ciudad del Cabo, Sudáfrica, para facilitar un curso de capacitación de formadores de “Niño a Niño”. Este curso intensivo de una semana, denominado “Métodos participativos de educación en salud escolar”, formaba parte del nuevo Programa de salud comunitaria de la escuela de verano de la Universidad del Cabo Occidental. La escuela de verano está dirigida por el Dr. David Sanders (coautor de nuestro nuevo libro, Cuestionando la solución).

Durante el curso trabajamos y jugamos con un grupo de 32 adultos y 21 escolares. Llevar a tres docenas de niños de primaria de un área de reasentamiento de bajos ingresos a los sagrados pasillos de una universidad sudafricana fue una sacudida para muchos participantes del curso. Pero Martín Reyes, quien durante años ha sido un pedagogo itinerante de “Niño a Niño” en toda América Latina, enfatiza que cuando se introduce la metodología de “Niño a Niño” en un grupo de adultos, es esencial que los niños locales tomen parte activa. ¿Cómo se pueden aprender métodos participativos con niños a menos que los niños participen como iguales? Jóvenes y viejos aportan sus perspectivas y todos aprenden unos de otros.

Los adultos en el curso de Ciudad del Cabo (en su mayoría enfermeras comunitarias, trabajadores sociales, educadores y maestros de escuela) quedaron asombrados y finalmente encantados de trabajar y aprender junto con los niños sobre los problemas que ellos mismos definieron. A pesar de algunas preocupaciones desafiantes y preocupantes, todos estuvieron de acuerdo en que el curso fue una verdadera revelación. ¡Y diversión! Los adultos aprendieron a escuchar a los niños y respetar sus habilidades para resolver problemas. Y los niños, que inicialmente estaban aterrorizados de hablar, ganaron confianza en expresarse sinceramente entre adultos atentos. Confiamos en que, en sus respectivas escuelas y comunidades, muchos participantes del curso presentarán “Niño a Niño” de una manera poderosa basada en el descubrimiento.

Diagnóstico de la comunidad infantil En este enfoque de niño a niño centrado en el alumno en Ciudad del Cabo, los niños comenzaron con su propio ‘diagnóstico comunitario’. A través de juegos de aprendizaje que incluían incluso a los niños más tímidos, dibujaron imágenes y enumeraron lo que vieron como los mayores problemas que afectan la salud y la vida de ellos y de sus familias. Después de haber enumerado sus problemas, los niños usaron pequeñas figuras recortadas (caras, calaveras, flechas) para analizar qué problemas eran más importantes en su comunidad, y cómo se interrelacionan

Los resultados del diagnóstico de la comunidad infantil fueron profundamente inquietantes. Encabezando su lista de “Problemas que afectan la salud”, expresaron inquietudes como Gangsters, disparos de armas, peleas en el hogar y en la calle, robos, uso de drogas, inhalación de pegamento, borracheras, peleas de padres, golpes a niños y violaciones. Incluso problemas subyacentes tan extendidos como “No hay suficiente dinero” y “Plato vacío” (hambre) ocuparon el segundo lugar por detrás de las preocupaciones de los niños relacionadas con la violencia.

Para nuestro asombro, incluso las enfermeras y los trabajadores de la salud, a quienes esperábamos enfocarnos en enfermedades biomédicas (diarrea, desnutrición, etc.), también pusieron la violencia como el mayor peligro para el bienestar de los niños. Todos coincidieron en que “la violencia es una crisis nacional”.

Paradójicamente, especialmente en los pueblos pobres, la violencia en Sudáfrica ha aumentado desde el fin oficial del apartheid. Esto puede deberse en parte a que se han tomado medidas represivas de seguridad, sin embargo, todavía abunda la pobreza abyecta. Las enormes desigualdades arraigadas durante la era del dominio colonial todavía están en su lugar y solo pueden corregirse lentamente. Los millones de personas sin hogar y desempleados son comprensiblemente impacientes. La violencia es el barómetro de la inequidad. El cambio en Sudáfrica acaba de comenzar. Y los niños, más que la mayoría, continúan sufriendo.

Claramente, cuando los escolares identifican la violencia como su mayor problema relacionado con la salud, esto agrega una nueva dimensión de dificultad a “Niño a Niño”. En el taller de Ciudad del Cabo, los participantes buscaron posibles soluciones, o al menos formas de enfrentar esta abrumadora realidad. “Pero ¿qué pueden hacer los niños?”

Obviamente, los niños solos no pueden detener la violencia en sus comunidades. De hecho, a los adultos les preocupaba que un problema tan monstruoso fuera un foco de discusión entre los escolares. Pero, como señaló Martín, fueron los niños los que expresaron preocupación. Vulnerables como eran, querían explorar formas de responder. De hecho, uno de los beneficios del curso fue ayudar a los niños a hablar más abiertamente sobre la violencia en sus hogares y vecindarios, y buscar formas en las que pudieran tomar una acción libre positiva y relativamente peligrosa.

Los niños propusieron varias acciones que podrían tomar. Para ayudar a evitar que los jóvenes de “alto riesgo” se unan a pandillas violentas, tuvieron la idea de formar clubes o grupos que hagan cosas divertidas, que les ayude a ayudar a las personas, no a lastimarlas. También sugirieron que hagan un esfuerzo especial para hacerse amigos de los niños que están enojados, hoscos, abandonados o maltratados. Estos son los niños que tienden a unirse a las pandillas callejeras y recurren al crimen y la violencia. Recordaron a un niño pequeño, un solitario que a menudo venía a la escuela golpeado y golpeado. A los 10 años se unió a una pandilla y mató a un tendero en un robo. “Parecía tan malo y enojado”, comentaron los niños. “Pero tal vez si hubiéramos tratado de hacernos amigos de él, habláramos con él sobre sus dificultades, lo invitáramos a nuestros juegos después de la escuela”. Hablaron de hacerse amigo de algunos de los niños de la calle, los pequeños cuyas casas están rotas, cuyos padres no pueden encontrar trabajo, o “quién roba porque sus platos están vacíos”.

El último día del curso “Niño a Niño”, los niños regresaron a su escuela donde dirigieron actividades en 5 aulas diferentes, presentando ideas, acciones, juegos, carteles, canciones y parodias que habían diseñado en torno a sus preocupaciones identificadas. Siempre que fue posible, trataron de ser optimistas, esperanzados, de buscar formas de mejorar sus vidas y comunidades tomando medidas útiles y positivas:

En una clase, los niños representaban una variedad de trabajos o carreras socialmente positivas, desde “trabajadores de la salud” hasta “fabricantes de pan”, a los que los niños podían aspirar y enorgullecerse, en lugar de adorar a los gángsters (lo que hacen con frecuencia).
En otro salón de clases, los niños representaron una parodia que muestra a un joven gángster (miembro de una pandilla) atacando y robando a una mujer. Un ‘buen policía’ arresta y encarcela al gángster, pero luego le pregunta sobre por qué robó a las mujeres. “Porque tenía hambre”, responde el gángster. El policía muestra preocupación y el gángster expresa su pesar. Al final, el policía libera al gángster para que pueda estar con la chica que dejó embarazada mientras ella da a luz. (Para dar a luz, la niña actriz saca una muñeca de debajo de su blusa.) Al final, el gángster, quitándose las gafas oscuras, se responsabiliza por el bebé. Con amor, el niño acuna a la muñeca en sus brazos. Esta ruptura de los modelos de rollo estereotipado provocó chillidos de risa nerviosa por parte de los alumnos. Pero la parodia provocó una intensa discusión sobre alternativas nuevas, más saludables y más afectuosas.

En otra parodia, un joven, parado en un improvisado ‘Parlamento’ detrás de la bandera nacional del ANC, actuó como el presidente Nelson Mandela. El niño imitó sus modales y su voz tan exactamente que todos se rieron. Parafraseando a Mandela, le dijo a la audiencia: “Hoy en la Nueva Sudáfrica, nuestro destino está en nuestras manos. Cada uno de nosotros es libre de convertirse en lo que queremos, perseguir nuestros propios sueños, unirnos para construir un mundo mejor… ¡por todos nosotros!”

Lo más maravilloso de estas actividades fue que, a pesar de la violencia que amenaza su salud y sus vidas, los niños pudieron buscar y comenzar a trazar un camino a seguir, trabajando y jugando juntos. Su búsqueda juvenil de un camino más allá de la violencia fue un eco de la lucha de su nación para ir más allá del apartheid hacia una sociedad más justa, más equitativa y verdaderamente humana. Ellos tienen un sueño.

Era evidente que el enfoque participativo basado en el descubrimiento de la educación de los niños puede ayudar a fomentar la autodeterminación colectiva necesaria para construir ese sueño.

Del Trabajador de Salud de Aldea a un Internacional “Niño a Niño” Gurú, y aún un Trabajador de Salud de Aldea al Corazón: MARTIN REYES LO HACE BIEN

Para aquellos lectores que han leído nuestros boletines a lo largo de las décadas, Martín Reyes es un nombre familiar. Hace treinta y un años, Martín, un chico de pueblo de 14 años con muy poca escolaridad formal, comenzó a pasear por la Clínica de Ajoya. Primero salió por curiosidad, luego para ayudar como pudo. Finalmente, Martín se convirtió en un promotor de salud (trabajador de salud de la aldea) muy atento y capaz, luego líder del Proyecto Piaxtla, el programa de atención primaria de salud del cual crecieron los libros “Donde no hay doctor” y “Ayudando a los trabajadores de la salud a aprender”. Durante varios años, Martín también fue asesor de PROJIMO, el programa de rehabilitación comunitaria dirigido por aldeanos discapacitados.

El papel de Martín en la evolución de “Niño a Niño”. A principios de la década de 1980, Martín, junto con David Werner, estaba profundamente involucrado en el desarrollo del concepto y la práctica de “Niño a Niño”. Desde entonces, Martín se ha convertido en un promotor internacional de lo que él llama un enfoque “liberador” de “Niño a Niño”. La metodología que fomenta recuerda la del educador brasileño, Paulo Freire, autor de “Pedagogía de los Oprimidos”. Su objetivo es permitir que los niños en edad escolar definan sus propios problemas de salud, analicen las causas y tomen medidas colectivas de autodeterminación para proteger la salud de ellos mismos, sus familias y comunidades.

Deberíamos explicar que “Niño a Niño” comenzó con métodos más convencionales, usando juegos, canciones, juegos de roles y ‘hojas de actividades’ como recetas para enseñar a los niños en edad escolar a prevenir y tratar enfermedades comunes. El objetivo era (y en parte lo sigue siendo) ayudarlos a satisfacer las necesidades de salud de sus hermanos y hermanas menores.

Poco a poco, sin embargo, “Niño a Niño” ha ido evolucionando de un programa prescriptivo a un proceso abierto de empoderamiento infantil. Su visión se ha vuelto más transformadora: NIÑOS SALUDABLES EN UN MUNDO MEJOR. Solo cuando los jóvenes comienzan a hacer sus propias observaciones, sacar sus propias conclusiones y dejar de memorizar obedientemente lo que se les dice, hay esperanza de engendrar una democracia participativa efectiva: la clave para sociedades más justas y saludables. “Niño a Niño” como Martín lo promueve es parte de esta visión más amplia. Se basa en un profundo respeto por la capacidad cooperativa de resolución de problemas de los propios niños.

En 1993, Martín recibió una prestigiosa beca internacional Ashoka para promover su concepto liberador de “Niño a Niño” en toda América Latina. Esto lo ha hecho admirablemente. Yo (David Werner) he tenido el privilegio de trabajar con Martin para facilitar talleres regionales de niño a niño en México, Nicaragua y recientemente en Sudáfrica y Bolivia. En Bolivia, visitamos en abril de 1996 19 programas no gubernamentales diferentes que están promoviendo actualmente “Niño a Niño” como resultado de los inspiradores talleres de Martín durante visitas anteriores. En Cochabamba nos reunimos con niños que están promoviendo “Niño a Niño” en diferentes ciudades, y sus presentaciones nos conmovieron profundamente.

Una niña contó cómo un grupo de niños que fueron maltratados cruelmente por las autoridades escolares se organizaron, confrontaron colectivamente a las autoridades y ganaron un mejor trato y respeto. Mientras abrazaba a la niña, Martín dijo: “¡Felicitaciones! ¡De eso se trata “Niño a Niño”!”

El trabajo internacional Niño a Niño de Martín está actualmente coordinado por CISAS en Nicaragua. Grupos de muchos países solicitan a Martín que dirija talleres regionales de capacitación. Está de acuerdo cuando su tiempo lo permite, siempre que los grupos garanticen que los niños locales participarán en los talleres y desempeñarán un papel activo y decisivo.

En conjunto, es un proceso emocionante y potencialmente revolucionario. Para mí, es especialmente agradable ver a un aldeano con una educación formal muy limitada, pero con una gran experiencia práctica en la comunidad, obtener reconocimiento y estima internacional. Con unos pocos más Martines, las políticas de salud y educación podrían estar más orientadas a las necesidades más apremiantes de la gente común. Los grupos vulnerables pueden dejar de ser objetivos y convertirse en arqueros.

TEMA DE UNA REUNIÓN DEL CONSEJO INTERNACIONAL DE SALUD DE LOS PUEBLOS, CIUDAD DEL CABO, ENERO DE 1996: SUDÁFRICA EN TRANSICIÓN ¿El fin del apartheid dará paso a la justicia social?

Enfrentando la persistente violencia de la pobreza.

Sudáfrica está atravesando una transición difícil. Con Nelson Mandela a la cabeza, millones de personas acostumbradas a la pobreza y la opresión esperan una nueva sociedad que les brinde a los de abajo una oportunidad más justa. El estado policial ha terminado. Los presos políticos han sido liberados. Pero muchas de las injusticias e inequidades del pasado persisten. El 15% de la población blanca todavía posee el 80% de la tierra. Uno de cada seis sudafricanos carece de vivienda. El desempleo negro es de alrededor del 50%. Aunque la desnutrición aguda en los niños es baja (2%), el 35% de los niños tienen retraso en el crecimiento debido a la desnutrición crónica. A pesar de la asignación del gobierno de $ 9 mil millones para educación, el 50% de las personas siguen siendo analfabetas. En los pueblos pobres, la violencia y la delincuencia están escalando fuera de control. La gente se impacienta por los cambios prometidos. Hay un debate creciente sobre hacia donde se dirige Sudáfrica.

En enero de 1996, un pequeño grupo internacional del Consejo Internacional de Salud de los Pueblos (IPHC) junto con representantes del movimiento progresista de salud de Sudáfrica participó en un taller de todo el día en Ciudad del Cabo. El propósito era ubicar la transición actual en Sudáfrica dentro de un contexto global. Se hizo evidente que fuerzas diferentes y en conflicto están trabajando para dar forma al futuro de Sudáfrica, tanto dentro como fuera del país.

En 1994, el gobierno de Mandela lanzó un ambicioso Programa de Reconstrucción y Desarrollo para abordar las necesidades sociales urgentes, especialmente para la vivienda, la educación, la atención médica y empleo. Pero el gobierno está atrapado entre responder a las necesidades básicas de las personas y la poderosa presión de la élite, tanto nacional como extranjera. Las instituciones financieras internacionales (Banco Mundial, FMI, etc.) insisten en la privatización de las empresas gubernamentales, incluidos los hospitales, lo que aumenta la pérdida de empleos. Los impuestos progresivos (donde los ricos pagan un porcentaje mucho más alto) están siendo desafiados, mientras que los impuestos no progresivos (impuestos al valor agregado o impuestos a las ventas en la compra de bienes) se están incrementando.

Bajo tal presión, el gobierno de coalición ANC está teniendo problemas para satisfacer las enormes necesidades y demandas de la gente común. Con todo, el gobierno ha hecho poco para avanzar hacia la redistribución de ingresos y riqueza deseada por muchos de sus partidarios. Enfurecido por el lento ritmo de la reforma de la economía, los 1,6 millones de miembros del Congreso de Los sindicatos sudafricanos (COSATU), llamaron a un paro selectivo del trabajo el 19 de diciembre de 1995 y otro en enero de 1996.

En la reciente reunión de IPHC en Ciudad del Cabo, los participantes consideraron que actualmente es extremadamente importante que los movimientos socialmente progresivos mantengan una posición fuerte, independiente del gobierno. Afirmaron que la presión organizada desde abajo es esencial para que incluso el gobierno popular y electo rinda cuentas y responda a las necesidades de la población. La evolución de la nueva Sudáfrica está en un momento decisivo. Si aquellos que han luchado por una sociedad más justa van a realizar su sueño, ahora es el momento de tomar una posición unida.

Bajo el régimen opresivo anterior, el movimiento progresista de salud estaba fuertemente unido en su posición contra el apartheid. El “enemigo” estaba claramente definido. Pero desde que el gobierno democrático del ANC tomó el poder, el movimiento progresista se ha fragmentado y, en cierta medida, ha perdido la claridad de su curso. Hoy las cosas están menos claras. Al igual que en Zimbabwe después del derrocamiento del dominio colonial, una nueva élite negra está reemplazando en parte a la élite blanca. Quedan fuertes desigualdades.

Todos estuvieron de acuerdo en que ahora es el momento en que una coalición de grupos progresistas todavía puede tener una influencia importante para ayudar a los líderes más idealistas del país a tomar un curso de desarrollo centrado en las personas. En la reunión de enero hubo un movimiento entusiasta en esta dirección.

CITA A TIEMPO:

“Si realmente creemos que el derecho a la alimentación es el derecho a la vida, entonces este derecho debería reemplazar otros derechos secundarios, incluido el derecho de las corporaciones a beneficiarse en presencia de desnutrición o hambre. Del mismo modo, el derecho de los agricultores sin tierra a cultivar las tierras no trabajadas para alimentar a sus familias hambrientas debe reemplazar los derechos de propiedad de las personas o corporaciones que pueden ser propietarias de esa tierra. Imagine la agonía del trabajador sin tierra mirando por encima de la valla de su vecino y viendo grandes extensiones de tierra ociosa a la que no tiene acceso “.
—Tony Quizon, Director Ejecutivo de la “Coalición de ONGs de Asia” en el Taller de ONG de 1995 en Quebec en preparación para la Cumbre Mundial de la Alimentación de 1996 en Roma.

LA RÁPIDA PROPAGACIÓN DEL SIDA EN SUDÁFRICA

El SIDA en Sudáfrica se está extendiendo más rápido que en otros lugares del continente. y está teniendo un impacto devastador en la salud y la vida de las personas. Actualmente, la incidencia del SIDA se duplica cada 12 o 13 meses. Las pruebas de sangre anónimas muestran que una de cada 10 mujeres embarazadas en Sudáfrica es VIH positiva. El gobierno de Mandela ha dado alta prioridad a la prevención del SIDA. Sin embargo, las campañas para promover el sexo seguro a través del condón han tenido resultados escasos. La mayoría de los hombres se niegan a usar condones. Una trabajadora sexual que insiste en usar condones recibe 1/10 tanto como la trabajadora sexual que no lo hace.

Actualmente se estima que una de cada 10 personas en Sudáfrica es VIH positiva.

La transmisión del VIH en Sudáfrica es principalmente heterosexual. Dado que el VIH se transmite más fácilmente de hombres a mujeres que de mujeres a hombres, hay más mujeres que hombres infectados. Muchas mujeres caen enfermas de SIDA a los 20 años, habiendo contraído el virus en la adolescencia.

La creciente tasa de mortalidad por SIDA tendrá un efecto de gran alcance en la sociedad. Los servicios educativos y de atención se verán especialmente afectados, ya que la mayoría de las enfermeras y los maestros de escuela son mujeres.

El impacto en los niños será devastador. Ya en algunas provincias, los recientes logros obtenidos a través de las campañas de supervivencia infantil se han revertido debido al SIDA. Uno de cada tres bebés nacidos de madres VIH positivas contrae el VIH y morirá en unos años después de una enfermedad prolongada, diarrea crónica y pérdida de peso. Además, millones de niños quedarán huérfanos. Actualmente, las ONG (organizaciones no gubernamentales) están tratando de proveer a los huérfanos del SIDA, pero las ONG probablemente no podrán hacer frente al creciente número.

Paradójicamente, algunos científicos sociales predicen que la escalada del desastre del SIDA puede estimular una reestructuración radical de la sociedad, con un retorno a la familia extendida y la vida comunitaria. Sugieren que las altas tasas actuales de violencia juvenil y membresía en pandillas es en parte consecuencia de la disfunción de la familia nuclear. En la familia nuclear ‘moderna’, introducida por la clase dominante blanca, los niños a menudo se quedan solos durante largos períodos mientras ambos padres trabajan (o buscan trabajo). Hay una pérdida de comunidad y del apoyo de pares. Abundan las madres solteras. En gran medida, se pierde el tejido social del cuidado y el intercambio de la estructura tradicional de las aldeas africanas, que proporcionó un entorno comunitario de apoyo para los niños. En los viejos tiempos, varias familias relacionadas vivían en un círculo de chozas y compartían recursos, alimentos, cuidado infantil y otras responsabilidades, como una gran familia unida.

Las raíces de tal vida comunitaria son profundas. Los científicos sociales predicen que la pandemia del SIDA puede, a la larga, forjar el camino hacia un orden social más solidario y humanitario, en el que la cooperación y las necesidades básicas sean más importantes que la competencia y el crecimiento económico. Sin embargo, el ser sufrimiento humano por la pandemia del SIDA, con tantas enfermedades y muertes prolongadas, será tremendo.

Se están realizando campañas de investigación y educación para frenar la propagación del VIH. El Consejo Nacional de Investigación Médica ha estado realizando un estudio con más de 2000 trabajadoras sexuales en paradas de camiones entre Johannesburgo y Durban. Debido a que los hombres se resisten a los condones, existe la necesidad de una protección invisible contra el VIH, que las mujeres puedan controlar. Se están realizando ensayos para determinar la seguridad y efectividad de un tópico agente viricida llamado N-9 que se puede rociar en la vagina. La fina capa de N-9 reduce la propagación del VIH, tanto de hombre a mujer como de mujer a hombre. Se dice que una nueva preparación con un agente adherente biológico proporciona protección por hasta 24 horas.

Dichas tecnologías pueden ser útiles. Pero tarde o temprano, Sudáfrica, como el resto del mundo, tendrá que enfrentar el hecho de que las soluciones tecnológicas no son suficientes para hacer frente al SIDA y otros problemas monumentales cuyas raíces son sociales y políticas. La propagación del SIDA, al igual que la creciente violencia, está vinculada a la pobreza extrema y la gran desigualdad entre clases, razas y género.

La única solución a largo plazo para las crisis de nuestro tiempo vendrá a través de la redistribución de recursos, riqueza y poder. La nueva Sudáfrica, con el liderazgo de Nelson Mandela y una sólida base popular nacida de la larga lucha por la igualdad racial, está en una mejor posición que muchos países para oponerse al modelo de desarrollo deshumanizante y amigable para el mercado. Tiene la oportunidad de adoptar un modelo de desarrollo basado en la equidad, que favorece a los necesitados antes que a los codiciosos. Tiene la posibilidad de construir una sociedad solidaria que se esfuerce por el bienestar de todos a través de la cooperación, en lugar de la prosperidad de unos pocos seleccionados a través de la competencia. En el mundo problemático de hoy, tal alternativa es muy necesaria.

Lograr una alternativa de desarrollo tan amigable para las personas no será fácil. El mercado globalizado no es amable con las naciones que anteponen la necesidad humana al crecimiento económico. Para que Sudáfrica tenga éxito en cambiar el rumbo hacia un paradigma de desarrollo más igualitario, necesitará el apoyo de una coalición de movimientos de base progresistas en todo el mundo.

Con este objetivo de construir una solidaridad global desde abajo, el Consejo Internacional de Salud de los Pueblos, en cooperación con el movimiento progresivo de salud de Sudáfrica, celebrará la tercera reunión internacional del IPHC en Ciudad del Cabo, en enero de 1997. Si respalda el objetivo de un objetivo más justo y sostenible mundo, considere venir. O contribuya a que la reunión sea un éxito.

LA GLOBALIZACIÓN DE LA VIOLENCIA

En el artículo principal de este boletín informativo, Mencioné el impacto de la creciente violencia en la vida de los niños, según lo descrito por los escolares en Sudáfrica en su ‘diagnóstico comunitario’ de “Niño a Niño”.

Otro país donde los niños ponen un fuerte énfasis en la violencia cuando diagnostican sus problemas cotidianos es Estados Unidos. Durante los últimos años, Celine Woznica, una educadora de salud que ha trabajado durante años con Martín Reyes, ha estado facilitando “Niño a Niño” en vecindarios de bajos ingresos de Chicago. Celine se sobresaltó cuando los niños de Chicago, como los niños de Ciudad del Cabo, consideraron que la violencia, el delito, el uso de drogas y el maltrato por parte de los adultos (incluidos los padres y la policía) eran los mayores problemas que afectaban su bienestar.

Pero Sudáfrica y los Estados Unidos tienen ciertas condiciones previas en común. Ambos tienen un historial brutal de desigualdad de clase y racial. La violencia engendra violencia. Y la crisis de creciente violencia es global. A medida que la brecha entre ricos y pobres se amplía en todo el mundo, la violencia y la delincuencia amenazan cada vez más el bienestar de los niños en muchos países, especialmente en las zonas urbanas. Los facilitadores de niño a niño en América Latina notaron esta tendencia inquietante. Es especialmente grave en Nicaragua, donde la pobreza está aumentando y el desempleo ha alcanzado el 70%. Incluso en Bolivia, donde las poblaciones indígenas tienden a ser tradicionalmente pacíficas, la violencia y la delincuencia se están convirtiendo en enormes problemas. Esto es un reflejo de extrema pobreza y ampliación de la discrepancia entre ricos y pobres. Mientras los privilegiados viven en esplendor, millones se arrastran bajo condiciones de creciente desempleo y disminución de los salarios reales. Hoy en Bolivia, una familia de 5 personas necesita 7 salarios mínimos simplemente para satisfacer sus necesidades alimentarias básicas. No es de extrañar que las tasas de criminalidad sean altas. Y en Brasil, donde la brecha de ingresos es la más alta en América Latina, más de 5 millones de niños hambrientos viven en las calles, donde los empresarios locales a veces pagan a la policía para brutalizarlos o matarlos.

En Argentina, donde yo (David Werner) fui invitado a hablar en la Tercera Reunión Nacional de Pediatría Social en abril de 1996, un orador mostró gráficos que muestran las tendencias de salud entre los niños desde 1980. Si bien ha habido una disminución constante de las muertes causadas por enfermedades infecciosas (debido en parte a las campañas para la inmunización y rehidratación oral), la tasa de mortalidad de los accidentes, y especialmente la violencia, han subido abruptamente. El orador afirmó que el sorprendente aumento de la violencia era consecuencia de problemas sociales generalizados, especialmente la creciente inequidad, el aumento del desempleo y la disminución de los salarios reales. Concluyó que se necesitan nuevos indicadores para medir el bienestar y el desarrollo. Las estadísticas de mortalidad y supervivencia infantil son engañosas. Las intervenciones tecnológicas pueden conducir a la disminución de las tasas de mortalidad infantil, pero esto dice poco sobre la calidad de vida de quienes sobreviven.

En los Estados Unidos, las tasas de mortalidad infantil y materna pueden ser bajas en comparación con muchos países del Tercer Mundo. Pero son las más altas de las llamadas “economías de mercado del norte”. Sin embargo, las tasas de mortalidad nos dicen poco sobre la calidad de vida de los niños y jóvenes que sobreviven. ¡Una encuesta nacional realizada hace varios años mostró que en los EE. UU., El 20% de los niños adolescentes y el 10% de las niñas intentan suicidarse! Además, la tasa de homicidios en los Estados Unidos es mucho más alta que en cualquier otro país económicamente próspero, al igual que la proporción de la población que carece de algún tipo de seguro de salud (15%). En los Estados Unidos, uno de cada cuatro niños vive por debajo del umbral de pobreza. Sin embargo, el Contrato con Estados Unidos ha destruido un programa de asistencia social tras otro, desde Head Start hasta la manutención infantil para madres solteras desempleadas. En los últimos 10 años, los salarios reales de la clase trabajadora han disminuido, mientras que los ingresos de los muy ricos se han disparado. Los impuestos han aumentado para los pobres, al igual que las exenciones fiscales para los ricos.

Los activistas sociales describen este tipo de arraigad y creciente desigualdad como violencia estructural. La violencia estructural conduce a la violencia personal, en todos los niveles de la sociedad, pero especialmente entre aquellos que están más marginados y desesperados.

Si la salud de los niños es una preocupación, debemos comenzar ayudando a liberar sus mentes.

Desafortunadamente, los Estados Unidos (o mejor dicho, el gobierno de los Estados Unidos y las grandes empresas) tienen una gran influencia sobre las tendencias políticas y económicas en todo el mundo. El mismo tipo de reducciones del gasto público, la disminución de los salarios reales y el aplanamiento de los impuestos que fueron antes progresivos (que solían ayudar a igualar las ganancias y los servicios en todas las clases) se han impuesto a los pobres y afectan a la deuda de los países en forma de Programas de Ajuste Estructural.

Un aspecto clave del ajuste estructural, como lo requiere el Banco Mundial y el FMI a cambio de préstamos de rescate, es la privatización de las empresas gubernamentales y los servicios públicos. Es cierto que la venta de tales empresas proporciona a los gobiernos dinero para pagar la deuda externa. Pero también causa desempleo masivo al mismo tiempo que reduce la asistencia pública a los indigentes. En cada uno de los países de América Latina que visité durante el año pasado —México, Chile, Brasil, Bolivia y Argentina— se realizaron manifestaciones populares para protestar contra la privatización de diferentes empresas y servicios públicos, que van desde desde operaciones mineras hasta servicios telefónicos y hospitales públicos. Las protestas fueron organizadas principalmente por miles de empleados que estaban perdiendo sus empleos. Sus protestas no fueron escuchadas, a excepción de la represión violenta por parte de la policía y los soldados. El “progreso” y el “desarrollo” se han definido como “crecimiento económico” que, por supuesto, significa crecimiento para los ya ricos. ¿Y son los pobres los que se interponen en el camino del “progreso”?

Siguiendo este paradigma gordo de “desarrollo”, en el que el crecimiento económico es visto como la máxima medida del bienestar, independientemente de los costos humanos y ambientales, nos dirigimos a un curso de desastre. Es hora de que más de nosotros nos despertemos. Si la salud de los niños es una preocupación, debemos comenzar ayudando a liberar las mentes de los niños. Los niños de hoy serán los líderes de mañana o bestias de carga, dependiendo de cómo los eduquemos.

Es por esto que la “educación de la liberación” de Martín Reyes es de vital importancia.

NECESIDAD DE PROHIBIR TOTALMENTE LAS MINAS TERRESTRES

La especulación en violencia contra mujeres y niños.

El informe del Estado Mundial de la Infancia de UNICEF de 1996 deplora las muchas formas de violencia contra los niños, especialmente la violencia de la pobreza y la guerra. Afirma que “Las guerras y los conflictos civiles están afectando enormemente a los niños: aproximadamente 2 millones de niños han sido asesinados durante la última década, y entre 4 millones y cinco millones han quedado discapacitados. Doce millones más han sido desarraigados de sus hogares, y muchos otros se enfrentan el riesgo de enfermedad y desnutrición y separación de sus familias “.

Entre otras medidas cruciales, UNICEF pide una prohibición internacional de la fabricación, venta y uso de minas terrestres. Desde 1975, las minas terrestres han mutilado o asesinado a más de un millón de personas, y la mayoría han sido mujeres y niños civiles. Y la devastación continúa. Según UNICEF, “en 64 países de todo el mundo, se estima que todavía hay 110 millones de minas terrestres alojadas en tierra. Permanecen activas durante décadas”.

UNICEF, activistas por los derechos de la salud y algunos congresistas atrevidos han solicitado al gobierno de los Estados Unidos que prohíba las minas terrestres. La respuesta de la Casa Blanca, en un año electoral, ha sido todo menos alentadora. Al considerar la prohibición, el presidente Clinton, como la mayoría de sus colegas en ambos partidos principales, pone poderosos grupos de presión y negociaciones para votar antes de la salud y la vida de aquellos que no pueden o no votan (niños, extranjeros, la mayoría desafectada). Por lo tanto, está en el proceso de negociar un acuerdo débil: una prohibición que no es prohibición. En esencia, dice, ¡Estados Unidos prohibirá las minas terrestres antipersonal, excepto cuando considere útil o necesario usarlas!

Nadie afirma que las minas terrestres antipersona son esenciales o incluso importantes para las operaciones militares estadounidenses. Pero la industria de las armas tiene un poderoso lobby. También lo hace el Pentágono. Y como todos los candidatos presidenciales y del Congreso saben, no se puede ganar una elección sin vender su alma a la tienda de la compañía … al menos no mientras los votantes (y los votantes potenciales) permanezcan anestesiados sociopolíticamente.

¡Es hora de que nos despertemos y actuemos!

QUE PUEDES HACER PARA DETENER LAS MINAS TERRESTRES:

  • No tolere el acuerdo propuesto por el gobierno estadounidense sobre las minas terrestres. Coloca los intereses de la industria de armas (y su poderoso lobby) antes que la seguridad y los derechos de los niños.

  • Escriba o envíe por fax una carta de protesta a sus congresistas y al Presidente. Exprese su indignación y exija una prohibición total de las minas terrestres antipersona. Más de 30 naciones ahora hacen cumplir esa prohibición. Pero muchas naciones clave, como Inglaterra y Francia, no lo hacen. Sin embargo, si Estados Unidos aprueba una prohibición total, Inglaterra, Francia y otras naciones probablemente harán lo mismo.

  • Haga que los familiares, amigos, colegas y vecinos estén al tanto de este tema brutal. Aliéntelos a protestar por la letal política estadounidense propuesta sobre minas terrestres.

  • Escriba cartas informativas al editor de su periódico local. Intente crear conciencia lanzando protestas a través de programas de entrevistas de radio y televisión, etc.

  • Vote solo por candidatos que apoyen la prohibición total de las minas terrestres y dé a conocer sus razones.

Cientos de miles de niños y adultos no combatientes continuarán con las extremidades arrancadas, solo para enriquecer a los productores de armas, a menos que tomemos medidas inmediatas.

LA ACCIÓN CIUDADANA, CUANDO ES SUFICIENTEMENTE FUERTE, PUEDE SIGNIFICAR LA DIFERENCIA.

¡ACTÚE AHORA!

Sanciones en Irak: un crimen contra la humanidad

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) informó que, debido a las prolongadas sanciones contra Iraq, más de 1 millón de personas, la mayoría niños, han muerto. De 1990 a 1995, la tasa de mortalidad de niños menores de cinco años aumentó seis veces por encima de los niveles anteriores a la guerra. ¡Hoy, más de 4 millones de personas mueren de hambre y la esperanza de vida se ha desplomado unos 15 años! El exfiscal general Ramsey Clark llama al bloqueo “un crimen contra la humanidad … un arma de destrucción masiva [que] ataca a mujeres y niños … como la bomba de neutrones que cobra vidas, mata a las personas, pero protege propiedad.” Póngase en contacto con sus representantes electos y hágales saber cómo se siente.

Un excelente libro nuevo titulado “Los niños están muriendo: el impacto de las sanciones en Irak” ya está disponible. Incluye el informe de la FAO y otra información vital. El costo es de US $ 10.00. Orden del Centro de Acción Internacional, teléfono: 212-633-6646, fax: 212-633-2889, o escriba 39 W. 14 St. # 206, Nueva York NY 10011, EE. UU. A

UNA VISITA A CHILE: Para ayudar a lanzar un nuevo libro sobre la lucha por la salud y la dignidad

MONITORAS DE SALUD, TRAYECTORIAS DE PARTICIPACION Editado por Maria Eugenia Calvin con Alicia Grandón Garrido Disponible (solo en español) a través de: Casilla EPES 360-11, Santiago, Chile - “Ya no somos las mismas Nos hemos hecho ver”.

En noviembre de 1995, el programa de base progresivo EPES (Educación Popular en Salud) invitó a David Werner a Chile para intercambiar experiencias e ideas. La ocasión fue el lanzamiento de un libro histórico: “Monitoras de Salud, Trayectorias de Participación (Trabajadores comunitarios de salud: acciones a través de la participación)”. El libro documenta 10 años de lucha popular por su salud y derechos en las poblaciones (asentamientos urbanos pobres) de Santiago y Concepción. Los actores clave son las monitoras, principalmente madres y amas de casa que, al aprender habilidades básicas de salud preventiva y promocional a través de EPES, se ofrecen como voluntarias en el programa de salud comunitaria.

Para las monitoras, como para los grupos comunitarios que movilizan, la participación ha sido un proceso esclarecedor, a menudo liberador. Pero también ha traído dificultades y peligros que surgen cuando las personas oprimidas (especialmente las mujeres, que a menudo son doblemente oprimidas) comienzan a organizarse y exigir sus derechos. Al darse cuenta de que la salud para todos es inseparable de la equidad social para satisfacer las necesidades básicas, las monitoras ayudan a los vecinos a analizar la causa de sus males. Luego planean y toman medidas colectivas para resolver preocupaciones comunes y trabajar para construir comunidades más saludables en una sociedad más democrática. Gane o pierda, su esfuerzo unido es enriquecedor. En palabras de dos monitoras:

CLAUDIA: “Aprendí a enfrentar problemas y a decir lo que quiero, también a hacer preguntas … para saber que puedo defenderme, abrir la boca, aprender que soy capaz”.

NADIA: “Antes de entrar en el grupo, me sentía inútil, estaba desperdiciando mi vida. Me sentía insegura. Simplemente dejaba que las cosas pasaran, las aceptaba pasivamente. Esto me deprimió y me estaba volviendo loca … Entrar al grupo me permitió tomar decisiones, decidir cosas relacionadas con mi vida. Participar me ha rejuvenecido, restaurado mi autoestima. Me he recuperado, mis sueños dormidos “.

Para mí (DW) fue humilde intercambiar experiencias con las monitoras y el personal de EPES. Profundamente comprometido con el bien común, han sido activistas sociales durante mucho tiempo. Durante la dictadura, muchos fueron hostigados, torturados, encarcelados o aterrorizados. Sus historias son de coraje y compromiso inquebrantables.

La belleza y el poder de “Monitoras de Salud” (el libro) es que, en sus propias palabras, estas mujeres describen sus experiencias, su solidaridad, su despertar. Reflexionan sobre la transformación personal y colectiva que han realizado a través de la lucha mutua para resolver problemas locales y, a la larga, para construir una sociedad más justa y más solidaria.

RAQUEL: “Cambiar el país. Tener un presidente que se identifique con los pobres, que sea verdaderamente democrático, quien no solo dice que las cosas mejorarán para los pobres, sino que trae cambios que son reales … Para los cambios que nos benefician a todos debemos tener personas que realmente se pongan del lado de los pobres … Un buen sistema de salud. Los pobres estaremos mejor y con más posibilidades de trabajar “.

Violación de derechos antes y después de la dictadura. En Santiago tuve el privilegio de reunirme con la famosa abogada, Fabiola Letelier, quien encabeza la Asociación de Derechos Humanos de Chile, CODEPU. Fabiola es hermana de Orlando Letelier, el popular diplomático chileno al que pusieron un coche bomba en Washington DC en 1976. Después de una década buscando justicia, Fabiola ha logrado que sean convictos dos jefes militares del antiguo gobierno de Pinochet por su papel en el asesinato.

Fabiola Letelier me dijo que durante la dictadura de Pinochet (1973-1990) el alcance de las violaciones de los derechos humanos fue increíble. En una nación de 12 millones, un millón de personas fueron torturadas, encarceladas y / o asesinadas. Otro millón huyó al exilio. Es angustioso pensar que esta carnicería fue precipitada por un golpe de estado respaldado por el gobierno de EE. UU./CIA que en 1993 derrocó al gobierno socialmente progresista y democráticamente elegido de Salvador Allende.

Lamentablemente, el fin de la dictadura de Pinochet y el regreso de las elecciones nacionales no han terminado con la dura injusticia socioeconómica en Chile. Siguiendo las recomendaciones del Banco Mundial, el gobierno posterior a Pinochet ha promovido una economía de libre mercado orientada a la exportación. Las políticas de ajuste estructural han favorecido la inversión extranjera a través de exenciones fiscales y otros incentivos, al tiempo que marginaron aún más a los pobres a través de salarios reales más bajos, mayores impuestos a las ventas y privatización de los servicios públicos. El rápido crecimiento económico (principalmente en beneficio de los ricos) ha promediado un 6% anual durante los últimos 12 años, pero a un costo humano y ambiental enorme. A medida que la economía ha crecido, también lo ha hecho la brecha entre ricos y pobres. Más del 30% de la población ahora vive en la pobreza. Un millón vive en la miseria absoluta. Las tasas de desempleo, indigencia y delincuencia se han disparado.

Mientras tanto, las reservas forestales, pesqueras y minerales se están agotando imprudentemente. La contaminación ha alcanzado niveles de crisis y está comprometiendo la salud de comunidades enteras. En resumen, el llamado “Milagro chileno” se ha logrado mediante la explotación devastadora de las personas y los recursos naturales. Tal modelo de desarrollo es cruel e insostenible. Sin embargo, las potencias mundiales lo sostienen como una gran historia de éxito del libre mercado.

Cambiar desde abajo. Ante el deterioro del nivel de vida, las monitoras reúnen a los grupos interesados ​​para discutir problemas comunes y tomar medidas colectivas. Poblaciones plagadas de millones de ratas se han organizado para limpiar las áreas de basura. Otros han presionado a los funcionarios para que proporcionen sistemas de agua y alcantarillado. Las mujeres han formado pequeños colectivos dirigidos por trabajadores para producir artesanías locales para vender de manera informal. Otros han organizado guarderías cooperativas, programas preescolares y grupos de apoyo para mujeres y niños maltratados. Han organizado campañas para combatir el SIDA, para reducir el uso de alcohol, drogas, tabaco, para obtener fórmula infantil, y para crear conciencia sobre los determinantes sociales y políticos de la salud.

Las monitoras reconocen que una sociedad saludable, una que defienda las diferencias, la salud y los derechos de todas las personas, debe construirse de abajo hacia arriba a través de un frente unido de diversos grupos desfavorecidos y preocupados.

SOLOMÉ: “Nosotros, los marginados, los habitantes de barrios marginales, los profesionales, las prostitutas, los homosexuales, los jóvenes y los niños, todos debemos unirnos para cambiar este país”.

Las monitoras son conscientes de que la mejora duradera en la salud de sus personas depende de la creación de estructuras sociales más justas y equitativas. Esto, a su vez, depende de un proceso participativo que lucha por la igualdad y el respeto mutuo entre hombres y mujeres, entre trabajadores y empleadores, entre discapacitados y no discapacitados, entre adultos y niños, entre los fuertes y los débiles. Para tal fin, Monitoras reúne a los vecinos para enfrentar sus dificultades y mejorar sus vidas a través de la cooperación para resolver problemas.

El libro Monitoras de Salud documenta este dinámico proceso de base. Considera la lucha por la salud tanto en la inmediatez de la mejora del hogar como del vecindario, y en el contexto más amplio a largo plazo de la nación y las fuerzas de la globalización. Da vida a estos problemas más grandes a través de mover cuentas personales por monitoras de sus propias vidas, hogares, comunidades y el mundo.

Métodos de enseñanza centrados en el alumno. Para ayudar a grupos de mujeres a analizar las causas subyacentes de sus dificultades y su mala salud, EPES ha desarrollado excelentes materiales de enseñanza. Un ejemplo es el par de dibujos a continuación.

Otros buenos libros que analizan la situación actual en Chile:

EL MILAGRO DEL MERCADO LIBRE DE CHILE: UNA SEGUNDA MIRADA, por Joe Collins y John Lear. 1995. El Instituto de Política Alimentaria y de Desarrollo. Disponible en Subterranean Company, Box 160, 265 South Fifth Street, Monroe, OR 97456, EE. UU.

DEMOCRACIA Y POBREZA EN CHILE: LOS LÍMITES A LA POLÍTICA ELECTORAL, por James Petras y Fernando Ignacio Leiva. 1994. Westview Press, Boulder CO, EE. UU., y Oxford, Reino Unido.

TERAPIA DE REHIDRATACIÓN ORAL (TRO): ¿Una tecnología simple para salvar vidas u otra forma de explotar a los pobres?

Después de las infecciones respiratorias, la diarrea es el asesino de niños más grande del mundo, drenando la vida de 13 millones de jóvenes cada año. La diarrea es especialmente peligrosa para los niños desnutridos, de los cuales hay más en el mundo hoy que nunca. La causa inmediata de muerte por diarrea suele ser la deshidratación o la pérdida de líquidos. El reemplazo oportuno y efectivo de los líquidos (rehidratación) a menudo puede prevenir la muerte. Algunos fluidos son más efectivos que otros. Ha habido mucho debate sobre qué fluidos son los mejores para promover.

En el pasado reciente, la profesión médica creía que la mejor manera de rehidratar a los niños con diarrea severa era usar líquidos IV (intravenosos). Pero dicho tratamiento es costoso y requiere personal calificado. Esto hace que la tecnología no esté disponible para millones de familias pobres. Luego, en la década de 1960, durante una epidemia masiva de cólera en Bangladesh, los médicos carecían del personal capacitado requerido para proporcionar líquidos por vía intravenosa a más de una pequeña fracción a quienes lo necesitaban; intentaron dar por vía oral la misma solución de azúcar y sal utilizada en el IVS. Con esta solución oral, la tasa de mortalidad por cólera cayó de más del 30% a menos del 1%.

En 1978, el British Medical Journal, Lancet, declaró la terapia de rehidratación oral como el avance médico más importante del siglo.

La evolución de TRO en el Proyecto Piaxtla: 2 historias.

Al igual que muchas tecnologías, la terapia de rehidratación oral (TRO) puede ser beneficiosa o contraproducente para las personas desfavorecidas, dependiendo de cómo se introduzca y quién la controle.

El equipo de salud de la aldea del Proyecto Piaxtla, desde el momento en que comenzó hace 30 años, aprendió esta lección por las malas, por prueba y error. Ha experimentado tanto el potencial para salvar vidas de TRO como los riesgos de promoverlo de una manera que les quita el poder. Y los trabajadores de salud locales se han esforzado por aprender de sus errores.

Las siguientes dos historias reales, tomadas de los primeros años del Proyecto Piaxtla, ilustran tanto el potencial como las dificultades de promover la Terapia de Rehidratación Oral.

HISTORIA # 1: La Aguja y la Cuchara

En 1974, un joven médico francés, Mark Lallemont, fue voluntario durante unas semanas en el Proyecto Piaxtla. Poco antes de su regreso a París, me contó (David Werner) la siguiente historia:

“¿Te dije cómo el trabajador de salud de tu pueblo, Martín Reyes, salvó la vida de un bebé después de que yo fallara?” Mark me preguntó.

“No”, respondí. “¿Cómo?”

“Era un domingo por la mañana durante la temporada de lluvias”, comenzó el joven médico, “e increíblemente caliente. Estaba solo en la Clínica de Ajoya cuando esta joven pareja llega con un bebé enfermo, de aproximadamente un año. Me cuentan que se llama Filiberto y ha tenido diarrea y vómitos durante 3 días. Vi que el pobre niño estaba peligrosamente deshidratado. Tenía los ojos hundidos y secos, y su piel estaba arrugada como una ciruela. No había orinado desde el día anterior.

“Les dije que el bebé necesitaba una solución intravenosa de inmediato. Pero el padre preocupado dijo que pensaba que el bebé era demasiado débil para resistirlo. ‘¡Es la única oportunidad de salvar la vida de su bebé!’ Supliqué. Al final, el padre cedió.

La madre sostuvo al bebé lloriqueando mientras yo intentaba meter una aguja en una vena. Sabes lo difícil que es con un bebé … y con la deshidratación sus venas se colapsaron en parte. Probé una vena tras otra. Realmente estaba sudando. Así fueron los padres. Seguían rogándome que dejara de lastimarlo y simplemente me rindiera. Su madre comenzó a llorar, lo que me puso aún más nervioso. Me di cuenta de que, si no metía líquido en el bebé rápidamente, moriría. Y por lo que sabía, sus padres me culparían “.

El doctor francés sonrió nerviosamente. “¡Te digo que estaba realmente asustado! En un gran hospital de la ciudad es diferente. No tienes a los padres como asistentes. Estás más aislado: tienes enfermeras, consultores, anestesiólogos y toneladas de equipo; tú puede evitar acercarse tanto … ¿Sabes a qué me refiero?

“Decidí que la única forma de entrar en una vena era hacer un corte”. [haga un pequeño corte en la piel del bebé para exponer la vena] Mark continuó. “Les expliqué a los padres lo que iba a hacer y por qué. Pero su madre de repente gritó ‘¡NO! ¡Mi bebé ya ha sufrido suficiente!’ Traté de explicárselo, pero ella agarró a su bebé y salió corriendo de la clínica. El padre, antes de seguirla, se volvió hacia mí y me dijo: “En cualquier caso, gracias. Creo que lo trajimos demasiado tarde”. ‘¡Espere!’ Yo protesté: “¡El bebé puede salvarse!” … Pero estaban saliendo por la puerta “.

El joven doctor hizo un gesto de frustración y desesperación. “Me sentí enojado y tonto. Pensé en obtener una orden judicial, hasta que recordé dónde estaba. Minutos después, Martín entró en la clínica con otra persona enferma. Cuando le conté lo que acababa de pasar, me pidió que atendiera a la cpersona, y salió corriendo a buscar a los padres y al bebé deshidratado.

“Bueno”, suspiró Mark, “fue a la mañana siguiente antes de que Martín apareciera. Tenía los ojos rojos y parecía cansado. ‘¿Ya ha muerto el bebé?’ Yo pregunté.

“'¡De ningún modo!' dijo Martín con una gran sonrisa. “Todavía tiene diarrea, pero se ve mucho mejor y ha comenzado a comer. Está orinando a menudo y derrama lágrimas cuando llora”.

“No podía creerlo. ‘¿Hiciste un corte?’ Pregunté. Martín sacudió la cabeza. ‘No, lo alimentamos con cuchara con líquido’.

“'¿Pero no lo vomitó?' Le pregunté: “Oh, sí”, respondió Martín adormilado. “Pero cada vez que vomitó le dimos más. Le dimos una cucharada de agua con azúcar y un poco de sal cada 3 o 4 minutos durante toda la tarde y toda la larga noche”.

“'¿Te quedaste con la familia toda la noche?'

“‘Toda la noche. Hace mucho tiempo aprendí que cuando se trata de la vida o la muerte, y cuando una familia está aprendiendo nuevas habilidades, es más seguro si el trabajador de salud se queda con ellos para asegurarse de que sigan así. La mayoría de las familias tradicionalmente dan líquidos a los bebés con diarrea, pero muchas simplemente no dan suficiente. Se necesita mucho refuerzo ‘”.

El médico francés hizo una pausa y extendió sus manos expresivamente. “¡Voila! El pequeño Filiberto sobrevivió … gracias a Martín y su paciencia y comprensión”. Él me sonrió. “Como puede ver, un trabajador de salud de la aldea le enseñó a este médico algo que nunca aprendí en la escuela de medicina. De hecho, me ha enseñado mucho”.

  • Este es el mismo Martín que hoy es un facilitador internacional de niño a niño. Ver página 1 y página 3.

HISTORIA # 2: La droga maravilla de Piaxtla

Por sus propios errores, el equipo de salud de Piaxtla ha aprendido el daño que puede provenir de medicalizar y desconcertar la terapia de rehidratación oral. En sus primeros años, el equipo hizo grandes esfuerzos para que las familias de la aldea aceptaran la TRO. Para convencer a las madres de usarlo, cometieron algunos de los mismos errores que UNICEF, la OMS y las campañas internacionales de salud han cometido y siguen cometiendo. Confundieron y medicalizaron lo que es potencialmente una solución doméstica simple. La cosa fue así:

Cuando los trabajadores de salud de Piaxtla comenzaron a promover la TRO en la década de 1960, las madres eran reacias a simplemente darle a su hijo enfermo una bebida casera hecha con ingredientes comunes del hogar (azúcar, sal y bicarbonato de sodio). Querían medicina real. Entonces el equipo trató de engañarlos. Empacaron cantidades medidas de azúcar, sal y refrescos en pequeñas bolsas de plástico y agregaron una pizca de Kool-Aid rojo para que parezca medicinal. Promovieron esta mezcla como la droga Piaxtla Wonder.

En su mayor parte, la aceptación fue buena. Pero pronto el equipo de salud se dio cuenta de su error mortal. Durante la temporada de lluvias, cuando más niños tienen diarrea, inundaciones de ríos y senderos resbaladizos bloquean el acceso a los puestos de salud. Los niños murieron por falta de una bebida TRO simple que las madres podrían haber hecho en sus propios hogares. Al inducir a las personas a creer que necesitaban una “droga maravillosa”, los trabajadores de la salud les privaron de ese conocimiento que les salvaría la vida. En términos de su formulación científica, su Droga Maravillosa era segura y efectiva. Pero dentro del contexto geográfico y social en el que trabajaban, era peligroso. La dependencia que promovió costó la vida de los niños. Se necesitaba una alternativa que pusiera la tecnología TRO en manos de las personas.

Hacer el cambio no fue fácil. Pero afortunadamente el programa seguía siendo pequeño y flexible. No tuvo una gran inversión, económica o política, en su “droga maravillosa” mal concebida. Su objetivo era simplemente ayudar a las personas desfavorecidas a satisfacer sus necesidades. Por lo tanto, los trabajadores de la salud reunieron valor y admitieron abiertamente a los aldeanos que su esquema para el “marketing social” de TRO había fracasado. Le dijeron a la gente lo que había en las bolsas de plástico y se disculparon por engañarlos agregando el Kool-Aid. Enseñaron a las personas cómo hacer bebidas de rehidratación efectivas con ingredientes comunes en sus propios hogares.

En los años siguientes, el equipo de Piaxtla desarrolló métodos y ayudas de aprendizaje prácticos basados ​​en el descubrimiento para desmitificar el conocimiento sobre la deshidratación y la rehidratación. Ayudaron a los padres y a los niños a comprender claramente por qué es tan importante darle a un niño con diarrea mucha bebida y comida y por qué una solución casera simple a menudo funciona mejor que perder tiempo y dinero al recorrer un largo camino buscando medicamentos innecesarios o paquetes comerciales de azúcar y sales que se han hecho para parecerse a medicamentos.

Para los padres que pueden leer y escribir, o cuyos hijos pueden, los trabajadores de la salud hicieron hojas simples e ilustradas que muestran cómo prepararse y dar una “bebida especial” para la diarrea en el hogar. Estas instrucciones finalmente se incluyeron en la salud de los manual de cuidados aldeanos, “Donde no hay doctor”. Otros métodos y ayudas de enseñanza relacionados con la TRO, como

El bebé de calabaza, desarrollado en México para enseñar sobre diarrea, se usó en el taller sudafricano de “Niño a Niño”.

Otro error de Piaxtla: durante años, el equipo de Piaxtla promovió la mezcla casera de sal y azúcar. Luego hicieron otro descubrimiento. Investigadores en Bangladesh y en otros lugares han demostrado que las bebidas TRO hechas con arroz u otros alimentos con almidón combaten la deshidratación mejor que las bebidas hechas con azúcar y sal (o con glucosa y sal, como lo prescribe la OMS a través de sus paquetes comerciales de TRO).

Entonces, el equipo de Piaxtla hizo otro gran cambio en sus recomendaciones, colocando la tecnología aún más en manos de la gente. Tradicionalmente en México, como en muchas partes del mundo, las madres de las aldeas han usado agua de arroz y otras bebidas de cereales para tratar la diarrea de los niños. Sin darse cuenta del valor de tales bebidas, el equipo de Piaxtla había seguido las directrices de UNICEF-OMS, enseñándoles a las madres que las bebidas a base de azúcar funcionan mejor. Pero ahora, las últimas investigaciones confirman el valor de las bebidas tradicionales de cereales. Las bebidas TRO hechas de arroz en polvo, harina de maíz o puré de papa pueden rehidratar a un niño de manera más rápida y segura que las soluciones a base de azúcar. Entonces, los trabajadores de salud de Piaxtla, se basaron en las tradiciones locales: alientan a las madres a tratar la diarrea con arroz o bebidas a base de maíz.

Sin embargo, lo más importante de todo es dar la bebida en grandes cantidades, y también dar comida tan pronto como el niño enfermo la tome. (La comida no solo proporciona energía para combatir la enfermedad y prevenir la pérdida de peso, sino que también acelera la rehidratación).

El equipo de Piaxtla utiliza las lecciones aprendidas de sus errores para ayudar a las personas a adoptar un enfoque racional de TRO … y redescubrir el valor de ciertas formas tradicionales de curación.

Promoción de TRO a escala internacional.

En todo el Tercer Mundo, muchos programas basados ​​en la comunidad han llegado a conclusiones similares al Proyecto Piaxtla. Ellos también intentan desmedicalizar y desmitificar la rehidratación oral, para poner la tecnología en manos de la gente.

Por el contrario, la mayoría de los programas gubernamentales grandes aún promueven la TRO como un “medicamento” preenvasado. Esto lo desconciertan, llamándolo “Sales de rehidratación oral” (ORS) o “electrolitos “. Estos se fabrican y distribuyen en paquetes plateados llamados “bolsitas”. Originalmente se pusieron a disposición gratuitamente en los centros de salud. Pero a medida que los países pobres fueron presionados cada vez más por el Banco Mundial para recortar los presupuestos de salud, la producción y distribución de SRO se ha privatizdo en gran medida. Esta combinación farmacéutica y comercialización de la ‘solución simple’ ha llevado a una dependencia innecesaria y gastos innecesarios para las pobres familias Explica en parte la continua alta incidencia de muerte evitable por diarrea.

La promoción de paquetes de SRO producidos en fábrica en lugar de enseñar a las personas a usar bebidas caseras efectivas crea dependencia en un producto que a menudo no está disponible cuando es necesario. La siguiente historia real de África lo deja trágicamente claro.

HISTORIA # 3: Una solución mortal para una madre en Kenia

Un instructor de trabajadores de la salud en un programa de salud rural en Kenia, África, me contó (David Werner) cómo descubrió que era mejor enseñar a las personas a hacer sus propias bebidas caseras, en lugar de depender de los paquetes de SRO. Un día, cuando estaba visitando un puesto de salud rural, llegó una joven madre, exhausta por la larga caminata bajo el sol abrasador. Sobre su espalda había un bebé envuelto en un chal. Había venido a pie desde una cabaña aislada a ocho kilómetros de distancia. Ella dijo que había caminado rápidamente, porque su bebé estaba muy enfermo con “estómago que corría”. La madre le rogó al trabajador de salud por la medicina que salva vidas en el sobre plateado del que había oído hablar en la radio.

Pero cuando la madre desenvolvió a su bebé, vio que estaba muerto. Su cuerpo estaba arrugado y los ojos hundidos por la deshidratación. El largo viaje al sol había sido demasiado para él.

“Me sentí en parte responsable”, dijo el instructor. “Si le hubiéramos enseñado a hacer una bebida de rehidratación en casa, en lugar de decirle que necesitaba ir al puesto de salud por una droga mágica, su bebé aún podría estar vivo …

“Nos dicen que los paquetes son más seguros y efectivos. ¡Pero eso no tiene sentido!” se quejó el anciano instructor. “Lo más seguro es lo que salvará más vidas. Y eso es lo que las madres pueden hacer más fácil y más rápido en sus hogares. En nuestras circunstancias, una bebida casera es más segura. ¡Si me pregunta, los paquetes de SRO son francamente peligrosos! "

Ella me miró penetrantemente. “Lo que quiero decir es que hacer que la gente crea que los paquetes de SRO son superiores a lo que pueden proporcionar en sus propios hogares es peligroso. Y eso es exactamente lo que están haciendo los grandes programas gubernamentales. Es lo que hicimos nosotros mismos, hasta que aprendimos por las malas”. ¿Entiendes lo que quiero decir?”

¿Por qué tantos niños siguen muriendo de diarrea? Una búsqueda de soluciones más apropiadas

Decenas de pequeños programas comunitarios en muchos países pobres han optado por promover las bebidas caseras al tiempo que desalientan el uso de paquetes. Pero con la red internacional “Child Survival” produciendo 400 millones de paquetes al año, es una batalla cuesta arriba.

Doce millones de niños continúan muriendo cada año. Sus muertes están relacionadas con pobreza y desnutrición, perpetuada por estructuras socioeconómicas inequitativas. A pesar de todas las conversaciones de alto nivel sobre “Salud para todos” y “Supervivencia infantil”, los derechos de los niños están siendo sistemática y cruelmente negados a gran escala. Sin embargo, los planificadores mundiales continúan poniendo las ganancias de los poderosos antes que las necesidades básicas de la mayoría. La brecha está creciendo entre ricos y pobres, dentro de los países y entre ellos.

Las soluciones tecnológicas como la TRO y la inmunización, aunque son medidas importantes, no sustituyen a estructuras sociales más justas.

Es hora de analizar las deficiencias de las estrategias de salud y desarrollo convencionales y buscar nuevas soluciones, no solo para reducir las muertes infantiles, sino para trabajar hacia una comunidad global sostenible donde se valora y fomenta la calidad de vida de todos los niños.

Nuestro nuevo libro sobre las políticas de salud pronto estará disponible.

Con la visión de un enfoque más justo y equitativo de la salud y el desarrollo, se ha escrito un nuevo libro que suena alarmante pero desafiante. Este libro se esfuerza no solo por la supervivencia, sino también por una mejor calidad de vida para todos los niños:

NOTICIAS Y ACTUALIZACIONES de los proyectos en México

PROYECTO PROJIMO

El Proyecto PROJIMO, el programa de rehabilitación comunitaria dirigido por aldeanos discapacitados en las estribaciones del oeste de México, ha estado cada vez más activo en los últimos meses. La trabajadora social DOLORES MESINA ha dado un gran impulso, y un trabajo mucho más duro pero satisfactorio para PROJIMO. Dolores ha sido amiga de PROJIMO por muchos años, ya que fue por primera vez allí en la infancia para aparatos ortopédicos y rehabilitación.

Dolores tenía polio en la infancia. Entre otras dificultades, Dolores había desarrollado una curva espinal incapacitante. PROJIMO organizó una cirugía (fusión espinal) para ella en el Hospital Shriners en San Francisco. A pesar de su discapacidad (o tal vez, en parte debido a ello), Dolores estudió mucho, continuó sus estudios y eventualmente se convirtió en una trabajadora social calificada. Debido a las barreras físicas y de actitud, Dolores al principio tuvo dificultades para conseguir un trabajo. Pero ella persistió golpeando puertas cerradas hasta que se abrieron. Hoy tiene una posición clave en DIF (Desarrollo Integral de la Familia), un programa gubernamental de defensa para niños y familias desfavorecidos. El trabajo de Dolores es ayudar a encontrar soluciones a las necesidades de los niños discapacitados, especialmente aquellos en familias de bajos ingresos o disfuncionales. En esto ella se coordina estrechamente con PROJIMO. Periódicamente toma un autobús cargado de niños discapacitados (y adultos) a PROJIMO. Allí, Mari y Conchita, que tienen discapacidades, evalúan sus necesidades y les proporcionan dispositivos ortopédicos, equipos de asistencia y sillas de ruedas diseñadas y equipadas para satisfacer sus necesidades individuales.

GRAN NECESIDAD DE SILLAS DE RUEDAS

Desafortunadamente, el presupuesto de DIF es bastante limitado, y con la creciente crisis económica en México, las necesidades son enormes. Hay miles de personas discapacitadas que también son discapacitadas debido a la falta de una silla de ruedas decente. La tienda de construcción de sillas de ruedas en PROJIMO satisface una pequeña fracción de la necesidad.

HealthWrights en California recoge la donación de sillas de ruedas usadas y busca formas de llevarlas a México. David Werner, Trude Bock y otros bajan una cada vez que vuelan a México.

AYUDA NECESARIA: Si está volando a Mazatlán, considere bajar en una silla de ruedas (y regresar sin ella).

PROYECTO PIAXTLA

Un trabajador de salud de la aldea se volvió cirujano ocular.

MIGUELANGELALVAREZ, un chico de la aldea local que hace 20 años se convirtió en trabajador comunitario de salud, recibió la ayuda del Proyecto Piaxtla y sus amigos para continuar la educación. Alternando la promoción de la salud del pueblo con un estudio continuo, eventualmente Miguel se convirtió en médico. Después de ayudar a facilitar el programa ocular de la aldea durante varios años, decidió perseguir su sueño de especializarse en cirugía ocular. (Había ayudado a visitar a los oftalmólogos voluntarios como trabajador de salud juvenil, y se dio cuenta de que había multitud de personas ciegas demasiado pobres para permitirse una cirugía de restauración de la vista en los hospitales urbanos). Ahora, después de haber completado un posgrado en oftalmología en febrero, 1996, Miguel regresa a Sinaloa con un compromiso renovado de servir a la gente.

En mayo de 1996, Miguel pasó una semana en la clínica Piaxtla en Ajoya, donde Roberto Fajardo, del Proyecto Piaxtla, y el equipo de PROJIMO coordinaron la notificación y asistencia de personas con problemas oculares desde un área amplia. Miguel brindó asesoramiento y tratamiento para algunos, y planeó cirugía para otros. El pueblo de Ajoya está cooperando para reparar y renovar la pequeña sala de cirugía en la parte trasera de la clínica. El entusiasmo es alto. Es muy refrescante cuando un joven local obtiene un título profesional externo y luego vuelve a casa para ayudar a las personas, en lugar de explotarlas.

AYUDA NECESARIA

Miguel Alvarez espera realizar una amplia gama de cirugías de protección y restauración de la vista a nivel de la aldea, pero necesita desesperadamente más instrumentos. Si conoce médicos oftalmológicos que están retirando o mejorando sus instrumentos y pueden hacer una donación (deducible de impuestos), contáctenos en HealthWrights. Nuestro agradecimiento al Dr. Rudy Bock y al Dr. Lee Shahinian, oftalmólogos del área de la Bahía de San Francisco, que han donado generosamente equipos para examen y cirugía de los ojos.NUESTRAS GRACIAS a muchos grupos y personas por ayudar a apoyar el trabajo de HealthWrights, Piaxtla y PROJIMO: Lytton Gardens Health Care Center, junto con Nordstrom Rehabilitation Services en Palo Alto, CA, por donar sillas de ruedas, muletas, andadores y otros equipos usados a PROJIMO.

La fisioterapeuta Ann Hallum y la terapeuta de masajes Marybetts Sinclair por ser voluntarias para enseñar sus habilidades en mini-cursos en PROJIMO.

INTERPLAST en Palo Alto, California, y el Hospital Shriners en San Francisco por continuar brindando cirugía esencial de forma gratuita a niños discapacitados de México. En mayo de 1996, INTERPLAST corrigió con gran éxito el labio leporino de Sofía Peña. La niña de 2 años vino con su abuela de Cosalá, el pueblo donde vive Martín Reyes y trabaja con niños discapacitados (y no discapacitados).

El Dr. Dennis Swigart en el Centro de Ingeniería de Rehabilitación de Palo Alto por ayudar a la estudiante de medicina Nelly Chombo a obtener una nueva mano después de un accidente con una picadora de carne. Le resulta más fácil la vida y el trabajo con su prótesis atractiva y funcional. También agradecemos a Paul Trudeau y otros en el centro por las frecuentes donaciones de sillas de ruedas de segunda mano y componentes ortopédicos.

La facultad y administración de la Universidad de San Simón en Bolivia por otorgar a David Werner el puesto de profesor honorario. (Esta universidad está reestructurando su plan de estudios de la escuela de medicina para que sea más orientada hacia la salud comunitaria, y está lanzando un título de postgrado para médicos en atención primaria de salud).

Nos gustaría agradecer especialmente a dos donantes anónimos por donar un escáner de alta calidad y un adaptador para escanear diapositivas en color, para ayudarnos en nuestra publicación de escritorio. Esto facilita nuestro trabajo y mejora la calidad. Este boletín se presentó haciendo uso completo de este equipo para los gráficos.

LIBROS, NUEVOS E IMPORTANTES:

CIRUGÍA DE GUERRA. Nos complace decir que el excelente libro, MANUAL DE CAMPO PARA CIRUGÍA DE GUERRA, que anunciamos en el boletín n. ° 32, está disponible para grupos sin fines de lucro del Tercer Mundo a precios reducidos. Póngase en contacto con la Red del Tercer Mundo. 228 Macalister Road, 10400 Penang, Malasia.

BOLETINES DE LA SIERRA MADRE han sido grabados para ciegos. Cada uno de nuestros últimos cuatro boletines (incluido este, que estará disponible pronto) está disponible en HealthWrights en cintas de cassette grabadas por voz para uso de personas ciegas, gracias a Action on Disability and Development (ADD). AYUDA NECESARIA: para servicios de grabación importantes para ciegos, ADD necesita una nueva copiadora de cinta. Si puede ayudar en efectivo o en especie, comuníquese con Sheila Salmon, ADD, 23 Lower Keyford, Frome, Somerset, BA11 4AP, Reino Unido. Fax. (01373) 452075.

SALUD PARA TODOS: LA EXPERIENCIA DEL SUR DE AUSTRALIANA, editada por Fran Baum, es un excelente espectro de escritos sobre intentos de aplicar las estrategias internacionales de Atención Primaria de Salud y “Salud para Todos” en Australia (que tiene su propio Tercer Mundo). ¡Esencial para todos los interesados ​​en la política sanitaria en todo el mundo! (Francis Baum participa activamente en el Consejo Internacional de Salud de los Pueblos y enseña en los cursos de la Escuela de Verano de Ciudad del Cabo mencionados en el artículo principal). Publicado en 1995 por Wakefield Press, Box 2266, Kent Town, Australia del Sur 5071.

VOLVER A VIVIR; VUELTA A LA VIDA

por Suzanne Levine. Chardon Press, PO Box 11607, Berkeley CA 94721. US $ 18.00 incluido el envío. Descuentos para pedidos a granel.

Suzanne, una joven fotógrafa con problemas de aprendizaje, ha reunido con amor una espléndida serie de fotos de PROJIMO (Programa de rehabilitación organizado por jóvenes mexicanos discapacitados), principalmente en color. En este folleto artístico sensible, los líderes y trabajadores discapacitados en PROJIMO hablan desde sus corazones de sus propias experiencias y trabajo. Celebran su descubrimiento de que pueden vivir una vida plena, feliz y productiva después de quedar sustancialmente discapacitados. A través de esta cálida visión humana de PROJIMO, el autor proporciona una idea del incipiente Movimiento de Vida Independiente del Tercer Mundo a medida que se fusiona con la Rehabilitación Basada en la Comunidad (RBC) de una manera poderosa. ¡Muy recomendable!

End Matter

In this issue we announce our new book: QUESTIONING THE SOLUTION: The Politics of Primary Health Care and Child Survival, with an in-depth critique of oral rehydration therapy. See page 13 and this newsletter’s insert.


Board of Directors
Allison Akana
Trude Bock
Roberto Fajardo
Barry Goldensohn
Bruce Hobson
Myra Polinger
David Werner
Jason Weston
International Advisory Board
Dwight Clark — Volunteers in Asia
David Sanders — South Africa
Mira Shiva — India
Michael Tan — Philippines
Pam Zinkin — England
This issue was created by:
Trude Bock — Editing and Production
Renee Burgard — Design
David Werner — Writing and Illustrating
Jason Weston — Layout, Writing, and Online Edition