Este boletín comienza con una presentación sobre “Salud, economía y medio ambiente” dada por Jason Weston en TOES (The Other Economic Summit), a la que asistieron él y David Werner en Denver en junio de 1997. Jason muestra que la mayor amenaza para la ecología global y, por lo tanto, la salud futura de la humanidad proviene de un sistema económico basado en el crecimiento a toda costa en lugar de un equilibrio saludable y equitativo entre todas las personas, y entre la humanidad y el mundo natural. Parte de la solución, sugiere, es un modelo de desarrollo sostenible basado en la necesidad y no en la codicia.

Este boletín también presenta a los lectores algunas selecciones del nuevo libro de HealthWrights, “Nada Sobre Nosotros Sin Nosotros: Desarrollo de tecnologías innovadoras para, por y con personas discapacitadas”, de David Werner. De la Introducción del libro, presentamos dos páginas que destacan que para millones de niños discapacitados del mundo el mayor obstáculo para el bienestar —y la supervivencia— es la pobreza y el hambre. Incluimos un par de páginas del Capítulo 40, sobre formas en que las personas con discapacidad en las zonas rurales de México han logrado ganarse el respeto de la comunidad. También hay un ejemplo de Malawi, África, sobre cómo un niño paralítico por polio diseñó y construyó un triciclo de mano para viajar hacia y desde la escuela por senderos estrechos.

Finalmente, hay 2 páginas sobre “Noticias y actividades del Consejo Internacional de Salud de los Pueblos”, con una actualización sobre la reciente conferencia en Sudáfrica.

Luchando por el equilibrio: Salud, economía y el mundo natural.

Jason Weston

Los seres humanos consumen más que su parte de energía global

A medida que nos acercamos al final del siglo XX, el estado de salud del planeta Tierra y su gente se está deteriorando. Los indicadores de salud de los pobres del mundo (la mayoría de la humanidad) se han estancado o, en muchos casos, disminuido. Mientras tanto, los ambientalistas y los economistas han debatido el papel de la economía global en el deterioro de los sistemas naturales del mundo. Para proteger la salud de las personas y el medio ambiente, es importante comprender cómo la salud de las poblaciones, la salud del ecosistema y las fuerzas de la economía global están interrelacionadas. Necesitamos reconocer cómo las elecciones económicas individuales de la clase adinerada del mundo impulsan la economía global y, directa o indirectamente, afectan la salud de todos.

Los ecólogos definen la productividad primaria neta (PPN) como la cantidad de energía captada de la luz solar por las plantas verdes y transformada en tejido vivo. La PPN es la base de todas las cadenas alimentarias y es la energía que alimenta toda la naturaleza. Donella Meadows de Dartmouth College señala que los seres humanos, una especie de millones en esta tierra, consumen alrededor del 40% de la PPN de la tierra. Lo que tomamos del ecosistema priva a otras formas de vida en una competencia que la mayoría de las especies están perdiendo.

Sobrepastoreo de los Comunes Globales

Algunos de los ejemplos mejor documentados del impacto ambiental colosal de este “sobrepastoreo humano” incluyen el calentamiento global, el agujero en la capa de ozono, la degradación de la capa superficial del suelo, la extinción de especies, la pérdida de la selva tropical y pesquerías agotadas. Al consumir un vasto 40% de la PPN mundial, los humanos dejan demasiado poco para que el mundo natural mantenga las condiciones para el bienestar a largo plazo del ecosistema.

Trágicamente, la mayor parte de nuestro enorme consumo no se utiliza para satisfacer las necesidades básicas de las personas, que para millones permanecen insatisfechas. Se utiliza una cantidad desproporcionada para alimentar nuestro sistema económico más pesado que aumenta la pobreza y mina el ecosistema a un ritmo alarmante. Con el tiempo, incluso los ganadores en el casino global se convertirán en perdedores. Las personas ricas dependen tanto de un ecosistema viable como cualquier otra forma de vida. Si los humanos y la naturaleza tienen un futuro de cualquier calidad (o cualquier futuro), nuestra especie debe encontrar formas de consumir una cantidad considerablemente menor de PPN.

Sin embargo, existen 3 barreras importantes para reducir la participación humana en la PPN, cada una de las cuales contribuye a un círculo vicioso de sobrepastoreo y pobreza humana. Estos son

1) un modelo económico que exige un crecimiento continuo, 2) una mala distribución de los recursos y la deuda del Tercer Mundo, y 3) una sobrepoblación.

1) un modelo económico que exige un crecimiento continuo

Si la economía no estuviera relacionada con la extracción de materiales del medio ambiente, el crecimiento económico continuo podría ser factible. Sin embargo, la actividad económica está estrechamente vinculada al medio ambiente. Joe Domínguez, ex analista y ambientalista de Wall-Street, señaló que el dinero es un derecho de retención sobre los recursos de la tierra. En otras palabras, cada dólar que tiene una persona le da derecho a consumir recursos planetarios en el futuro. Por lo tanto, el crecimiento económico, como se suele decir, implica aumentar la participación humana en la PPN. Los indicadores ecológicos muestran que esto afecta negativamente la salud del ecosistema.

2) una mala distribución de los recursos y la deuda del Tercer Mundo

La segunda barrera para reducir el uso humano desproporcionado e insostenible de la PPN es la mala distribución de los recursos, y la deuda del Tercer Mundo. Es importante considerar a dónde va el 40% de la PPN que consumen los humanos. El diagrama de “copa de champán” en esta página muestra la distribución sesgada del ingreso global. El veinte por ciento de las personas del mundo consume más del 82% de los recursos, dejando a la gran mayoría de las personas con muy poco. Los grandes perdedores son los pobres del mundo, especialmente los niños. A medida que los ricos del mundo continúan exigiendo crecimiento económico y un nivel de vida cada vez más alto, la escasez se vuelve más severa para el ecosistema sobre estresado y para el gran sector de la humanidad que realmente no tiene suficiente.

AYUDA NORTE-SUR Y TRANSFERENCIA DE RECURSOS

 

La inequidad está aumentando tanto dentro de los países como entre ellos

En 1979, hubo un flujo neto de $ 40 mil millones (gran parte en forma de préstamos) de los países ricos a los pobres. En la década de 1990, más de $ 50 mil millones por año fluyen de países pobres a ricos. Mientras tanto, la deuda en los países subdesarrollados ha seguido creciendo. El efecto sobre la salud de los niños ha sido catastrófico.

UNICEF declaró que:

“Son los niños los que han pagado el precio más alto por las deudas del mundo en desarrollo. La evidencia fragmentaria … ha mostrado una imagen del aumento de la desnutrición y, en algunos casos, el aumento de la mortalidad infantil, en algunos de los más endeudados países de África y América Latina “.

On the average, a person living in the US uses more than 500 times the energy used by a person living in Ethiopia.

La brecha cada vez mayor entre ricos y pobres se ha acelerado por los programas de ajuste estructural (PAE) impuestos a los países cargados de deuda por el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI), así como por las políticas del Acuerdo Global sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT) y el Acuerdo de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). Las políticas de ajuste estructural, impuestas a los países pobres para rescatar a los países ricos y sus bancos después de que otorgaron préstamos irresponsables, han perjudicado a los pobres de varias maneras interrelacionadas:

  • Al levantar los controles de precios al congelar los salarios, y al devaluar la moneda local, los PAE han disminuido el poder adquisitivo. Esto reduce la capacidad de las familias pobres de comprar alimentos, servicios de salud y otras necesidades básicas.

  • Los programas sociales que se introdujeron para proteger a los grupos más vulnerables (como los programas de alimentación para bebés con bajo peso) se han reducido drásticamente, en un momento en que la caída de los salarios y el aumento del desempleo aumentan la necesidad de ellos.

  • Orientar la producción agrícola hacia la exportación en lugar del consumo interno ha creado escasez de alimentos locales que hace subir los precios.

  • Al igual que con el TLCAN y el GATT, el Ajuste Estructural socava la capacidad de las personas pobres de cuidarse a sí mismas. El economista estadounidense John Kenneth Galbraith describe la crisis de la deuda como un “proceso asombroso de empobrecimiento de los pobres en aras de un mayor enriquecimiento de los ricos”.

3) una sobrepoblación.

Una forma de detener un mayor aumento en el consumo humano (PPN) sería frenar el crecimiento en el número de seres humanos. ¿Pero por qué método? Según la Escuela de Salud Pública de Harvard, “Casi todos los países del norte que han logrado la estabilización de la población lo han hecho promoviendo una mejor calidad de vida en lugar de tratar explícitamente de reducir el crecimiento de la población”.

Las personas pobres tienden a tener muchos hijos cuando sus necesidades básicas no están aseguradas. Para muchas familias socialmente desfavorecidas, tener muchos hijos es un activo económico, que proporciona la seguridad que la sociedad no ofrece. Tanto en las zonas rurales como en las urbanas, los niños contribuyen al ingreso familiar desde una edad temprana y brindan apoyo y atención en tiempos de desempleo, enfermedad y vejez de los padres.

En países con un compromiso con la equidad social, país por país, las tasas de natalidad han caído. Considera Cuba. Con un PIB per cápita de aproximadamente el 5% del de los Estados Unidos, Cuba mantiene estándares de salud tan buenos como los Estados Unidos, y unas tasas de natalidad más bajas, incluso con el embargo de EE. UU. socavando su economía. Mientras tanto, en muchos países más ricos que Cuba, pero con enormes inequidades y pocas garantías sociales (como atención médica universal, educación y nutrición básica, según lo dispuesto por Cuba), las tasas de natalidad siguen siendo altas a pesar de un fuerte impulso gubernamental para la planificación familiar.

Aún así, a menudo escucho a mis amigos del Primer Mundo decir que “los pobres del mundo simplemente deben dejar de tener tantos bebés”. Es cierto que los pobres consumen una parte de la PPN, privando al resto de los habitantes de la Tierra de su parte justa. Sin embargo, en promedio, una persona que vive en los Estados Unidos usa más de 500 veces la energía utilizada por una persona que vive en Etiopía. Por lo tanto, debemos dudar en culpar a los pobres por el consumo humano excesivo de energía.

Humanity must strive for balance between human need and the needs of the ecosystem upon which all rely. We must seek balance between those who have too much, and those who have far too little.

Al considerar el estrés en el medio ambiente, los efectos del tamaño de la población no pueden aislarse de las tasas de consumo. (Tamaño de la población x tasa de consumo per cápita = impacto neto sobre el medio ambiente). En vista de esta comprensión, la organización: “Crecimiento de la Población Cero”, dice que los Estados Unidos de América es el país más superpoblado del mundo. (Es interesante considerar que, si bien la mayoría de los pobres del mundo muere de enfermedades de la pobreza, como la deshidratación secundaria a la diarrea, los ricos del mundo mueren de enfermedades de la afluencia, como la obesidad y las enfermedades cardíacas por comer, fumar, y beber demasiado).

Para proteger el futuro de la humanidad y el planeta, las preguntas que deben formularse no son cómo expandir la economía, o cómo forzar u obligar a las personas pobres a tener menos hijos, sino cómo encontrar el equilibrio. La humanidad debe luchar por el equilibrio entre la necesidad humana y las necesidades del ecosistema del que todos dependen. Del mismo modo, dentro de la especie humana, debemos buscar el equilibrio entre los que tienen demasiado y los que tienen demasiado poco. Para lograr esto, debemos aprender a distinguir entre “nivel de vida” y “calidad de vida”. Contrariamente al evangelio de la industria publicitaria, una vez que se cumple un cierto umbral de necesidades básicas, poseer más cosas no necesariamente mejora la calidad de vida. Muchas de las cosas en la vida que más valoramos (un paseo por el parque, una conversación con un amigo o el amor por otro) usan pocos recursos y no tienen precio: ninguno de los aspectos más valorados en la vida mejora al tener más. La calidad de vida se puede mejorar eligiendo un estilo de vida de “bajo consumo y alto cumplimiento”, dejando así más para aquellos que más lo necesitan y contribuyendo a una humanidad más sana y un medio ambiente más saludable.

Martin Luther King dijo que “La Historia es el largo y trágico relato del hecho de que los grupos privilegiados rara vez renuncian a sus privilegios voluntariamente”. Sin embargo, está claro que esto es exactamente lo que debe ocurrir. La humanidad debe diseñar e implementar un modelo económico equilibrado que aborde las necesidades del ecosistema y sostenga el bienestar de todas las personas. Si, después de cumplir estos imperativos obvios, hay suficiente para disfrutar de un lujo humano, compartámoslo. Como primer paso, debemos tratar personalmente de vivir estilos de vida sostenibles y alentar a otros a hacer lo mismo.

ANUNCIOS

La Conferencia Internacional de Salud de Yakarta Cooptada

Fran Baum, representante australiano del Consejo Internacional de Salud de los Pueblos (IPHC), asistió a la 4ta Conferencia Internacional de Promoción de la Salud, organizada por la Organización Mundial de la Salud en Yakarta. Fran informa sobre la forma en que las corporaciones transnacionales (TNC) intentaron influir en las políticas de salud. Ella escribe:

“¡Un ejecutivo de Coca Cola (no es broma) dio un discurso de apertura y nos informó sobre todo el maravilloso trabajo de promoción de la salud que hace Coca Cola al crear empleos!”

Otros grandes personajes corporativos tuvieron arengas similares. Los participantes de organizaciones no gubernamentales (incluidos Fran y Zafrullah Chowdhury del IPHC) se alarmaron tanto que firmaron una carta abierta en la que señalaban que el sector privado también puede ser extremadamente destructivo para la salud. Para obtener una copia de la carta, o unirse a la protesta por la forma en que algunas empresas transnacionales intentan manipular las políticas de salud para aumentar sus ganancias, escriba a Fran Baum, c / o Flinders Medical Center, Bedford Park 5042, Australia; Correo electrónico: Fran.Baum@flinders.edu.au.

Becas para estudios ecológicos en Schumacher College

Las becas para una amplia gama de cursos de 10 días sobre antropología ecológica y la interrelación de las personas con el medio ambiente están disponibles para los ciudadanos estadounidenses en el Schumacher College, Londres. Contacto: Administrador, Schumacher College, The Old Postern, Dartington, Totnes, Devon, T09 6EA, Reino Unido. Tel: +44 (0) 1803 865934; Fax: +44 (0) 1803 866899; Correo electrónico: schmcoll@gn.apc.org; www.gn.apc.org.schumachercollege.

PROJIMO lanza un nuevo programa de capacitación de habilidades

PROJIMO necesita donaciones de computadoras con capacidad de Windows y herramientas para cuero, madera y metal, así como instructores a corto plazo para ayudar a los facilitadores del programa local a desarrollar este nuevo programa.

Política de salud, lista de lectura anotada

El Consejo Internacional de Salud de los Pueblos (IPHC) está actualizando sus listas de lectura de Política de Salud. Si desea ayudar o sugerir nuevas entradas, comuníquese con David Werner en HealthWrights. (Gente de IPHC que ya se ofreció a ayudar, ¡responda CUANTO ANTES!)

DE NUESTRO NUEVO LIBRO “NADA SOBRE NOSOTROS SIN NOSOTROS”: Introducción

POBREZA Y DISCAPACIDAD: LA SUPERVIVENCIA ES LO PRIMERO

Las personas capacitadas en el campo de la rehabilitación, como en otros campos, tienden a ver las necesidades de las personas en términos de su especialidad. Un trabajador de rehabilitación, al ver a un niño discapacitado en un barrio marginal urbano, puede pensar primero en las necesidades relacionadas con la discapacidad del niño. El trabajador puede querer fomentar un “enfoque integrado”, que incluya dispositivos de asistencia, acceso a la escuela y participación social. Pero es esencial recordar que para ese niño y millones de otros niños, sus necesidades básicas de salud y supervivencia son lo primero.

Para muchos niños, la mayor amenaza para su bienestar es el hambre

Con demasiada frecuencia, los planificadores de rehabilitación pasan por alto o prestan poca atención a las limitaciones económicas de la familia. Como resultado, a veces se gastan cientos de dólares en un aparato ortopédico, audífono o en una escuela especial, solo para ver al niño morir de una infección no tratada … o de hambre.

Con razón, muchas iniciativas de rehabilitación comunitaria están poniendo más tiempo y energía en ayudar a las personas discapacitadas y sus familias a encontrar formas de producir alimentos o aumentar sus ingresos. Por ejemplo, algunos programas le dan una cabra, conejos o pollos a un niño discapacitado y le ayudan a aprender a cuidarlos y criarlos.

Tecnologías duras y blandas

La pobreza y la discapacidad juntas ponen a las personas, especialmente a los niños, en doble riesgo. Ambos deben ser tratados. Las personas desfavorecidas por cualquier motivo deben unirse a la lucha por la igualdad de derechos y la plena participación en una sociedad más justa y solidaria.

Por lo tanto, cuando pensamos en la “tecnología de rehabilitación”, es importante tener en cuenta no solo la tecnología dura de ayudas y equipos, sino también la tecnología suave de ideas y acciones que pueden ayudar a las personas discapacitadas a sobrevivir, satisfacer sus necesidades y ser más autodeterminados.

Las últimas dos partes de este libro analizan las tecnologías innovadoras de software. Estos incluyen actividades y métodos por los cuales las personas discapacitadas pueden defender sus derechos, integrarse en la sociedad y aprender habilidades para ganarse la vida y mantener al lobo alejado de su puerta.

Adaptación a la Pobreza Extrema en un Asentamiento de Ocupantes Ilegales Africanos

Uno de los programas de rehabilitación basada en la comunidad (RBC) más innovadores que yo (el autor) he visitado está en un enorme barrio marginal llamado Matari Valley, en Nairobi, Kenia. Este asentamiento se formó en la época colonial por mujeres jóvenes de áreas rurales que trabajaban en la ciudad como niñas y amantes de los amos blancos. Cuando las niñas quedaron embarazadas, fueron arrojadas a las calles y se establecieron en el valle de Matari. Hoy en día, cientos de miles de madres solteras sobreviven allí preparando licor ilegal, vendiendo sus cuerpos, rogando y recogiendo basura. Un gran número de niños están discapacitados. Muchas madres dejan a su hijo discapacitado encerrado todo el día, sofocándose en chozas de papel alquitranado. Las madres hacen esto, no por elección, sino en sus esfuerzos por ganar lo suficiente para alimentar a sus hijos con al menos una comida al día.

Una trabajadora de RBC llamada Penina, que fue al Valle de Matari hace varios años, descubrió que la primera preocupación de las madres con niños discapacitados no era la “rehabilitación”, equipo de asistencia o escolaridad. Sus preocupaciones tenían que ver con la comida, la enfermedad y la supervivencia.

Once the mothers were earning a bit more income, they could feed their chidlren better and spend more time with them.

Entonces Penina modificó sus planes de rehabilitación. Puso la supervivencia y las necesidades básicas de los niños primero. Comenzó buscando maneras de ayudar a las madres a ganar unos pocos ingresos en sus hogares, para que puedan pasar más tiempo con sus hijos. A veces, esto significaba dar a las madres pequeños préstamos para comenzar a vender aceite de lámpara o carbón. Ayudó a grupos de madres a formar cooperativas de cuidado infantil, para que se turnaran para cuidar a los hijos de los demás mientras el resto buscaba trabajo fuera. Luego ayudó a las madres a formarse en costura, cooperativas de cría de pollos y otras pequeñas empresas de trabajo cooperativo para generar ingresos y compartir el cuidado de los niños donde trabajan.

Una vez que las madres ganaban un poco más de ingresos, podrían alimentar mejor a sus hijos y pasar más tiempo con ellos. Entonces, Penina comenzó a introducir estimulación temprana y actividades de desarrollo en los grupos de cuidado infantil. Entre las madres que mostraron el mayor interés, amor y habilidad natural, capacitó a varias para ayudarlas como facilitadoras, maestras y asistentes de rehabilitación del vecindario.

A medida que la supervivencia cotidiana se convirtió en una lucha menor, las madres pudieron dedicar más tiempo a ayudar a sus hijos discapacitados. Penina comenzó a enseñar a las madres ejercicios y actividades que podían hacer en el hogar para ayudar a sus hijos a aprender habilidades y ser más independientes. En la medida de lo posible, dados los recursos limitados, ella los ayudó a acceder a las ayudas y servicios que necesitaban.

A medida que las madres comenzaron a ver signos de mejora en sus hijos, su confianza creció, tanto en sí mismas como en el potencial de sus hijos.

Finalmente, las madres, con la ayuda de vecinos, construyeron un modesto centro comunitario (llamado Maji Mazuri) para

reuniones, rehabilitación, capacitación, generación de ingresos, juegos, representaciones teatrales de sensibilización y cuidado de niños. Las mujeres también construyeron una panadería cooperativa. Las iniciativas para niños discapacitados se convirtieron en punta de lanza para el desarrollo comunitario.

DE NUESTRO NUEVO LIBRO “NADA SOBRE NOSOTROS SIN NOSOTROS”: CAPÍTULO 40

Maneras en que las personas discapacitadas ganan el respeto de la comunidad CAPITULO 40

Haciendo disponibles habilidades inusuales

Muchas personas con discapacidad tienen habilidades sobresalientes. Una de las mejores maneras en que las personas con discapacidad pueden ganar el respeto y la apreciación de quienes los rodean es haciendo que sus habilidades particulares sean visibles o estén disponibles públicamente. Aquí están algunos ejemplos.

#### Servicio de soldadura y taller de reparaciones

Varios de los trabajadores discapacitados en PROJIMO aprendieron a soldar y habilidades para trabajar el metal con el fin de construir sillas de ruedas. Debido a que no hay otra tienda de soldadura en la ciudad, los agricultores comenzaron a acercarse a ellos con arados rotos, los niños vinieron con bicicletas rotas y las mujeres llegaron con cubos con fugas. Completamente no planificado, la tienda de sillas de ruedas se ha convertido en un taller de reparaciones del pueblo. Las personas han venido a ver a los trabajadores discapacitados no en términos de sus discapacidades, sino en términos de su capacidad para proporcionar servicios que ninguna persona sin discapacidapuede hacer.

Fuerza inusual que proviene de la debilidad

Una vez que se apagó una farola en la ciudad, la única persona que se atrevió y fue capaz de cambiarla fue Marcelo. Las piernas de Marcelo están débiles por la polio. Pero sus brazos y manos son muy fuertes porque ha usado muletas para recorrer los senderos de montaña desde la infancia.

Marcelo se ha ganado el respeto del equipo de PROJIMO y de los aldeanos porque es un pacificador en tiempos de disputa, un padre amoroso con sus cuatro hijos, y no desperdicia sus modestos ingresos en licor, como hacen muchos de los hombres de la aldea.

Una cena de Navidad para viejos solitarios

Hace unos años, cuando los jóvenes discapacitados de PROJIMO estaban planeando una cena de Navidad, alguien recordó que, de las muchas personas mayores en la ciudad, algunos fueron abandonados y estaban solos: “Deben sentirse solos en la víspera de Navidad. ¿Por qué no los invitamos? Todos estuvieron de acuerdo. La ocasión fue una reunión cálida, con música, historias y mucha cordialidad.

A los viejos les conmovió que alguien les recordara, como el resto del pueblo. Los aldeanos se dieron cuenta de que, en este día especial, el grupo de discapacitados mostró más responsabilidad social, más cariño y compartición, que toda la comunidad más grande. Los jóvenes discapacitados proporcionaron un buen modelo a seguir para todos. Año tras año, PROJIMO continúa invitando a personas mayores a la cena de Navidad.

Coraje frente a la represión

Abuso de autoridad en la Sierra Madre

En las montañas de México, casi todos temen a la policía estatal y a los soldados, que a menudo son brutales con quienes no han cometido ningún delito. Una vez, yo (el autor) tuve que ayudar a amputar la mano de un niño de 10 años que fue alcanzado por una bala explosiva de alta velocidad. Los soldados habían disparado a los aldeanos en un baile al aire libre. Cuando alguien gritó: “¡Aquí vienen los soldados!” Todos corrieron con miedo. Entonces los soldados les dispararon. La lógica: si corren, deben ser culpables.

Eran tropas antinarcóticos, parte de la llamada Guerra contra las Drogas. El gobierno de los Estados Unidos les suministra armas automáticas y balas de alta velocidad. (Esto viola el derecho internacional, que prohíbe el uso de balas tan destructivas contra civiles).

Tal brutalidad podría ser más excusable si la Guerra contra las Drogas no fuera una farsa. Las tropas antinarcóticos son conocidas por aceptar sobornos de los grandes productores de drogas. Hacen más para promover que controlar el crecimiento y el tráfico de drogas ilegales. Personalmente traté a un hombre con costillas rotas que fue golpeado por los soldados por no cultivar drogas.

Police brutality might be more excusable if the War on Drugs were not such a sham.

Cuando el gobierno de los Estados Unidos exige a México una “ola masiva de arrestos”, los soldados mexicanos asaltan aldeas y sacan a los hombres de sus hogares por la noche. Dividen a sus cautivos en dos grupos. Torturan a un grupo hasta que firman declaraciones acusando a los del otro grupo de narcotráfico. Una vez, esos hombres y niños que se negaron a “confesar” fueron arrojados de la parte trasera de una camioneta a una carretera de grava. Un amigo mío todavía cojeaba un año después de esta terrible experiencia. En resumen, la escena de drogas ilícitas y el programa corrupto de control de narcóticos es una causa importante de violencia, muerte y discapacidad en la Sierra Madre.

Roberto y otros líderes discapacitados de PROJIMO han protestado públicamente por los abusos cometidos por los soldados y la policía, y han pedido a la Comisión de Derechos Humanos y a Amnistía Internacional que participen. En consecuencia, dos de los trabajadores discapacitados tenían sus vidas amenazadas. Sin embargo, la noticia de los abusos llegó al presidente de México, que dio órdenes de que las tropas de control de drogas redujeran la violencia. Siguió un período en el que se redujeron las peores violencias, torturas, arrestos ilegales y asesinatos clandestinos.

Las mujeres discapacitadas protegen al médico del pueblo.

Los soldados prohíben que los trabajadores de salud brinden atención médica a las personas heridas por disparos, y a veces son brutales con quienes lo hacen. Una vez, cuatro soldados irrumpieron en el centro de salud de la aldea y arrestaron a Álvaro, un joven médico que había sido un trabajador de salud de la aldea y que ha trabajado estrechamente con el equipo de PROJIMO. Lo acusaron de haber brindado atención de emergencia a un hombre al que buscaban y al que habían herido. Los soldados sacaron a Álvaro de la clínica y lo arrojaron a la parte trasera de una camioneta.

Los aldeanos, que observaban a puerta cerrada, estaban preocupados por el bienestar e incluso por la vida de su médico, pero tenían miedo de hablar. Sin embargo, cuando la noticia del arresto del médico llegó a PROJIMO, el equipo tomó medidas. En sillas de ruedas y con muletas, rodearon el camión de los soldados, que estaba a punto de partir. Los soldados les ordenaron que se fueran. Pero el grupo se negó a moverse hasta que liberaran a su médico.

Los soldados se sorprendieron. Reacios a atacar a las mujeres en sillas de ruedas, liberaron al médico.

Como resultado de esta acción, las personas discapacitadas en PROJIMO ganaron aún más respeto y aprecio en la aldea. Como uno de los ancianos del pueblo comentó con orgullo: “¡Lo que les falta en músculos, lo compensan con agallas!”

DE NUESTRO NUEVO LIBRO “NADA SOBRE NOSOTROS SIN NOSOTROS”: CAPÍTULO 31

PAFUPI CONSTRUYE SU PROPIO TRICICLO PARA CAMINOS ESTRECHOS

PAFUPI vivía en una aldea remota en Malawi, África. Debido a que sus piernas estaban paralizadas por la polio, había comenzado la escuela más tarde que la mayoría de los niños. La escuela estaba demasiado lejos para caminar con sus aparatos ortopédicos y muletas. Soñaba con tener un triciclo de mano. Pero los senderos donde vivía eran demasiado estrechos para los grandes y anchos triciclos hechos en las ciudades.

Pafupi era bueno con sus manos y tenía una racha inventiva. Cuando era niño, había hecho una guitarra con latas viejas y trozos de cuero. Y había aprendido a tocarla bastante bien.

Cuando tenía 17 años, Pafupi decidió hacer un pequeño triciclo lo suficientemente estrecho como para andar por senderos locales. Usó partes de 3 bicicletas viejas, un volante viejo y pedazos de chatarra. No tenía equipo de soldadura. Entonces golpeó los extremos de las piezas con precisión, como dedos entrelazados. Aunque las articulaciones eran ligeramente flexibles, eran notablemente fuertes.

Vista desde el lado

 

Vista desde atrás Vista desde arriba

 

Agarre manual

 

Horquilla

 

En un viaje a Malawi, Kennett Westmacott, un innovador en ayudas para discapacitados, vio a Pafupi en su triciclo casero. (En Inglaterra, Kennett y su esposa, Jean, dirigen People Potential (El Potencial de la Gente), donde enseñan a la gente común a diseñar y fabricar dispositivos de asistencia simples. Ver páginas 72 y 74). Fascinado por lo apropiado del triciclo casero de Pafupi, Kennett y sus estudiantes trataron de construir uno similar en un taller de capacitación. Pero su versión modificada tuvo problemas. Para que funcione bien, el grupo tuvo que reconstruir el triciclo, siguiendo de cerca el diseño de Pafupi. Luego lo modificaron con una rueda delantera más grande y otros cambios útiles.

Una característica sobresaliente del triciclo de Pafupi era que podía pedalear en reversa (volver a subirlo), algo que Kennett no había visto antes en triciclos pequeños accionados por cadena.

El grupo se sorprendió de que Pafupi, un chico del pueblo en la escuela primaria pudiera crear un vehículo tan bien adaptado y funcional, todo hecho con herramientas muy simples y sin soldaduras. Su respeto por la habilidad y la creatividad de los aldeanos discapacitados aumentó enormemente.

Noticias y actividades del CONSEJO INTERNACIONAL DE SALUD DE LOS PUEBLOS

El Consejo Internacional de Salud de los Pueblos (IPHC) es una coalición mundial de iniciativas de salud de las personas y grupos y movimientos socialmente progresistas comprometidos a trabajar por la salud y los derechos de las personas desfavorecidas. La visión del IPHC es avanzar hacia la salud para todos: ver la salud en el sentido amplio del bienestar físico, mental, social, económico y ambiental. Si desea obtener más información sobre IPHC, formar parte de la coalición o comunicarse con el coordinador regional de IPHC en su área, comuníquese con David Werner en HealthWrights o con el coordinador global de IPHC, Maria Zuniga, en CISAS, Apartado 3267, Managua , Nicaragua (Fax: 505-2-661662; correo electrónico: <cisas@ibw.com.ni>).

Tercera Conferencia Internacional de IPHC, celebrada en Ciudad del Cabo

Del 31 de enero al 2 de febrero, el IPHC celebró su tercera reunión internacional en la Universidad del Cabo Occidental en Ciudad del Cabo, Sudáfrica, para debatir el tema: “El nuevo orden mundial: un desafío para la salud para todos en el año 2000”.

Los coorganizadores de la conferencia fueron la Red Nacional Progresiva de Atención Primaria de Salud (NPPHCN) y la Organización Sudafricana de Salud y Servicios Sociales (SAHSS0). A la conferencia asistieron más de 400 personas de 20 países.

Los oradores invitados incluyeron: Fran Baum, Martin Coyle, Zafrullah Chowdhury, Michel Chossudovski, Irwin Friedman, B. Ekbal, Teresa Guevarra, Maria Zuniga, David Sanders y David Werner.

Los trabajadores de la salud sudafricanos relacionaron tanto los avances como los nuevos obstáculos con el objetivo de contar con servicios de salud adecuados para todos desde el fin del régimen del apartheid. Explicaron que una de las mayores barreras para una sociedad saludable es la enorme desigualdad que aún existe, con millones de personas sin trabajo y sin hogar. Impacientes por el cambio, los brotes de delincuencia y violencia se han convertido en una de las mayores amenazas para la salud.

Sudáfrica se encuentra en una encrucijada. Todavía hay un fuerte movimiento por la justicia social y la igualdad de oportunidades que fue la base de la lucha por la emancipación del dominio de los amos blancos. Pero el gobierno está plagado de escasez de fondos y escasez de administradores y planificadores calificados. Está bajo una fuerte presión por parte del Banco Mundial y el mercado global para promulgar políticas de ajuste estructural que pondrían a la nación en un curso de “recuperación económica” (para los ricos). Es probable que esto empobrezca aún más a los pobres, como lo ha hecho en muchos otros países.

Los trabajadores de la salud de Sudáfrica, mientras buscan sus propias soluciones, acogieron especialmente con beneplácito la perspectiva de los participantes de otros países, que relataron sus propias experiencias, generalmente desastrosas, con las políticas de ajuste estructural, y que advirtieron a los sudafricanos sobre los pro-grandes empresas, estrategias para intensificar la pobreza de las instituciones financieras internacionales y la estructura de poder global.

Uno de los puntos más importantes de la conferencia fue la presentación de soluciones locales e historias de cómo las personas a nivel local han tenido éxito, al menos en parte, para proteger su salud de manera segura.

El resultado neto de la reunión fue un nuevo sentido de solidaridad y el reconocimiento de la necesidad de un frente unido de personas y grupos preocupados de todo el mundo para comunicar la verdad sobre las causas de la mala salud causadas por el hombre en el mundo de hoy: avanzar hacia una “globalización desde abajo” que sea amigable tanto con las personas como con el medio ambiente.

Las actas de la Conferencia IPHC de 1997 pronto estarán disponibles a través de HealthWrights.

“EDUCACIÓN PARA LA SALUD: MÉTODOS QUE EMPODERAN”

Después de la Conferencia IPHC, varios de los participantes internacionales que durante muchos años han sido organizadores y facilitadores de la educación sanitaria basada en la comunidad facilitaron conjuntamente un curso en el programa de la Escuela de Verano (dirigido por David Sanders) del nuevo Departamento de Salud Comunitaria de la Universidad del Cabo Occidental.

Los facilitadores del curso fueron el Dr. Zafrullah Chowdhury (de Bangladesh), Yoshi Ikezumi (Japón), Teresa Guevarra y Jocelyn Andawi-Apalla (Filipinas), Maria Zuniga (Nicaragua), Martín Reyes (México) y David Werner (Estados Unidos). Los participantes fueron trabajadores de la salud, trabajadores sociales, maestros y planificadores de salud, principalmente de Sudáfrica.

El objetivo del curso era intercambiar ideas y tratar de desarrollar nuevas metodologías de enseñanza / aprendizaje para la nueva situación en el cambio de siglo. El desafío era tratar de desarrollar formas de ayudar a la gente común (trabajadores, agricultores, estudiantes, amas de casa) a analizar y comprender las causas micro (locales) y macro (globales) de la mala salud.

Al readaptar los métodos participativos de “educación de los oprimidos” de Paulo Freire y otros, el grupo experimentó con juegos de roles, narración de historias, diagnóstico comunitario, “¿Pero por qué?” juegos y diversos materiales didácticos gráficos. Todos aprendimos mucho el uno del otro, y regresamos a nuestros diferentes hogares y lugares de trabajo con nuevas herramientas y un compromiso renovado.

Yoshi, un educador de salud que ha adaptado la metodología de Paulo Freire a Japón.

Yoshi Ikezumi, quien durante muchos años ha sido líder en el Asian Health Institute (Instituto de Salud Asiático), es uno de los miembros más nuevos del grupo coordinador de la IPHC. Ahora está tratando de reunir un contingente de IPHC en Japón y el este de Asia. La callada sabiduría de Yoshi y los métodos reveladores para la educación sanitaria y la sensibilización fueron un punto destacado en el Curso de la Escuela de Verano posterior a la conferencia en Ciudad del Cabo.

Yoshi comenzó su sesión dibujando una palabra japonesa en la pizarra. Se parecía al caracter que se muestra aquí:

A través de un juego como “20 preguntas”, hizo que el grupo descubriera qué significaban los diferentes elementos del dibujo y qué palabra formaban al unirlos.

A través de una discusión reflexiva, el grupo lo descubrió. El objeto dentro del cuadrado era la palabra para ÁRBOL. El cuadrado es la palabra para CAJA. La combinación de los dos, un árbol dentro de una caja es la palabra japonesa para SUFRIR. “¿Por qué supones que es eso?” preguntó Yoshi.

“Porque un árbol en una caja está cerrado”, " No es libre”, " No puede crecer”, respondió el grupo, “No puede alcanzar su potencial”.

“¿Y en qué se parece el árbol a ti y a mi?” preguntó Yoshi.

El grupo concluyó que nosotros, como los árboles, debemos seguir creciendo, y para hacerlo, nuestras mentes deben ser abiertas, libres y no estar encerradas.

“Para liberar el árbol debemos sacarlo de la caja. Para liberar nuestras mentes para que puedan crecer, también debemos extraerlas. Eso es lo que significa la educación. “E” = fuera. ‘DU’ = dibujar. La educación es el arte de extraer ideas de una persona, no solo arrojarlas. . .

Yoshi had brought with him a marvelous collection of drawings and posters (see next page) which he uses as discussion starters.

“Eso es lo que Paulo Freire en Brasil llamó a la educación para la liberación y los promotores de salud con quienes David y Martín trabajan en México llaman aprendizaje basado en el descubrimiento. Tiene que ver con observar, pensar y actuar, no solo memorizar hechos y seguir instrucciones”.

Yoshi había traído consigo una maravillosa colección de dibujos y carteles (vea la página siguiente) que usa como iniciador de discusión, para extraer observaciones de los participantes y hacerlos pensar y analizar temas clave. Todos aprendimos mucho de él.

Cuestionando la solución al japonés Yoshi Ikezumi ahora tiene un equipo de personas en Japón trabajando en una traducción al japonés del nuevo libro de David Werner y David Sanders, Cuestionando la solución. El libro ya ha sido revisado en Japón y ha despertado mucho interés.

Niños en una iniciativa de “Niño a Niño” de Ciudad del Cabo proporcionan una actualización de sus actividades

Durante el curso de verano de 1997 sobre Educación para la Salud: Métodos que Empoderan, una tarde fuimos visitados por el grupo de niños de primaria que habían participado en el curso de “Niño a Niño” el año anterior (ver Boletín # 34). Estos niños, que habían identificado la violencia y el hambre como dos de los mayores obstáculos para la salud, presentaron carteles y juegos de roles sobre las acciones que habían tomado durante el año pasado.

Uno de los juegos de roles retrataba un aula donde un niño era infeliz, no prestó atención y luego comenzó a llorar. Sus compañeros de clase le preguntaron cuál era el problema. Se enteraron de que su padre lo enviaba a la escuela todos los días sin nada para comer. Los niños hablaron con su maestra que a su vez habló con el padre del niño. El padre se disculpó. A partir de entonces, se aseguró de que su niño no viniera a la escuela con hambre.

El papel del maestro en esta obra fue interpretado por un niño pequeño que parecía ser un educador nato. Sus compañeros de clase lo habían apodado “Profesor”. Hizo un trabajo espléndido al guiar a los otros niños en las actividades y asegurarse de que cada niño participara.

Al final de sus presentaciones, uno de los miembros adultos del curso de verano les preguntó a los niños: “¿Cuándo alcanzarán una edad en la que sientan que son demasiado viejos para continuar con estas actividades de Niño a Niño?”

El pequeño profesor respondió. “¡Nunca! Debe comprender que estas actividades tienen que ver con todos nosotros ayudando a otro, tratando de entender nuestros problemas y trabajando juntos para encontrar soluciones. Eso es algo que esperamos que nunca superemos. Cuando me case y tenga mis propios hijos, espero continuar estas y otras actividades con ellos “.

Examples of Yoshi Ikezumi’s Collection of Discussion-Starting Drawings

End Matter


Board of Directors
Trude Bock
Roberto Fajardo
Emily Goldfarb
Barry Goldensohn
Bruce Hobson
Myra Polinger
David Werner
Jason Weston
Efraín Zamora
International Advisory Board
Allison Akana — United States
Dwight Clark — Volunteers in Asia
David Sanders — South Africa
Mira Shiva — India
Michael Tan — Philippines
Pam Zinkin — England
Maria Zuniga — Nicaragua
This issue was created by:
Trude Bock — Editing and Production
David Werner — Writing, Illustrating and Layout
Jason Weston — Writing and Layout
Efraín Zamora — Layout