Recreando PROJIMO para afrentar a nuevos desafíos

Los amigos que han leído el Boletín de Sierra Madre durante años ya están bastante familiarizados con PROJIMO, el Programa de rehabilitación organizado por jóvenes discapacitados en el oeste de México. Comenzado en 1981, PROJIMO surgió del Proyecto Piaxtla, un programa de salud dirigido por aldeanos que comenzó en 1964, con sede en el remoto pueblo de Ajoya. Piaxtla y PROJIMO son mejor conocidos internacionalmente por los manuales de autoayuda que dieron a luz: Donde no hay doctor (ahora en 83 idiomas), Ayudando a los trabajadores de salud a aprender y El Niño Campesino Discapacitado. Un nuevo manual que se basa en la experiencia PROJIMO es Nada sobre nosotros sin nosotros. Se incluyen páginas de muestra en este boletín.

Con los años, PROJIMO, como la mayoría de los programas cooperativos de base, ha tenido sus altibajos. Algunos de los mayores avances han sido resultado de crisis que amenazaron con cerrar el programa. Una de las primeras crisis, discutida en el Boletín n. ° 25, involucró una lucha interna por el poder en la que los participantes no remunerados y con discapacidades más extensas organizaron una revuelta contra los líderes de programas remunerados y con discapacidades menos extensas. El resultado fue una mayor igualdad y una gestión más democrática. Una crisis posterior, también discutida en el Boletín n. ° 25, surgió del creciente número de jóvenes discapacitados por heridas de bala, provenientes de la subcultura de violencia de rápido crecimiento en México.

Siguió un período caótico de uso de drogas y violencia en PROJIMO. Muchas familias tenían miedo de traer a sus hijos discapacitados. A la larga, sin embargo**, algunos de los jóvenes más agresovps y violentos de la calle se convirtieron en trabajadores de rehabilitación creativos y atentos.** (Vea abajo.)

La crisis actual en PROJIMO, descrita en este número, también es en gran medida una consecuencia de la violencia y el crimen que se ha extendido por todo México desde mediados de los años noventa. Durante un tiempo parecía que PROJIMO podría dejar de existir, y el futuro del programa aún es incierto. Pero están surgiendo posibilidades emocionantes a medida que el equipo de trabajadores discapacitados intenta adaptarse a la nueva realidad más difícil.

El creciente crimen y violencia en México ha causado grandes problemas en PROJIMO. Una vez, dos jóvenes de la calle discapacitados, drogados con alcohol y drogas, atacaron a un anciano maestro de escuela diabético. (Para la historia completa, vea nuestro Boletín # 25).

Recreando PROJIMO para enfrentar desafíos más difíciles

Este artículo informativo se divide en 3 partes. El primero describe la creciente ola de delincuencia en la Sierra Madre y su impacto en el programa de rehabilitación de la comunidad. El segundo analiza las raíces del aumento de la violencia en todo México (y en todo el mundo). El tercero analiza las formas en que PROJIMO está luchando para responder a la crisis actual. Esta respuesta, que implica decisiones difíciles y grandes desafíos, todavía está en sus primeras etapas. El equipo se da cuenta de que se trata de cambiar o morir.

PARTE 1: LA RECIENTE ONDA DE CRIMEN, ASESINOS Y VIOLENCIA EN LA SIERRA MADRE

Temor. Hasta hace poco, el pueblo de Ajoya, donde se encuentra PROJIMO, tenía unos 1000 habitantes. Pero en los últimos años, el pueblo se ha reducido a unas 650 personas a medida que las familias aterrorizadas se han mudado a otro lugar. La epidemia de violencia, que incluye atracos, asaltos, secuestros, violaciones de adolescentes y asesinatos por dinero, ha alcanzado un nivel insoportable. Cada vez más familias, algunas de las cuales han vivido en la aldea por generaciones, están abandonando sus hogares ancestrales en busca de pastos más seguros (si no más verdes). Su éxodo a menudo implica un sacrificio económico y emocional sustancial.

Para quienes permanecen, el cambio de humor en el pueblo es profundo. No hace mucho, en las calurosas noches de verano, la gente se sentaba en terrazas y aceras frente a sus casas de adobe: relajados, charlando, tocando guitarras. Pero hoy al atardecer las calles se vacían rápidamente. Las puertas están atornilladas. Ajoya amanece como una ciudad fantasma. Incluso durante el día hay un aura de miedo. El año pasado, después de una avalancha de robos y tiroteos en caminos y senderos cercanos, al final de la temporada de lluvias, los cultivos no cosechados se pudrieron en los campos porque los propietarios de las mejores tierras tenían miedo de aventurarse fuera del pueblo para recogerlos.

El patrón actual de violencia y delincuencia ha surgido y tomado forma en la última década. Pero en los últimos 3 años se ha descontrolado, con un aumento de los secuestros y, a veces (cuando el rescate no está totalmente pagado) ejecuciones brutales. Debido a las repetidas retenciones de camiones, la línea de suministro de bienes de las ciudades costeras, desde gas envasado hasta pescado, verduras y Coca Cola, ha disminuido. Los aldeanos también son reacios a viajar. Los autobuses a menudo han sido detenidos y los pasajeros saqueados. Una vez, cuando el autobús de la mañana saltó un tronco colocado sobre el estrecho camino de tierra, los bandidos dispararon tras él, hiriendo a dos pasajeros. La primavera pasada, un conductor de autobús fue asesinado a tiros. Debido a los repetidos asaltos, por un tiempo la ruta del autobús más alta hacia las montañas fue descontinuada.

Ha habido un patrón similar a Robin Hood en la reciente moda del robo. La mayoría de los secuestradores y bandidos son jóvenes desilusionados, algunos todavía en la adolescencia. Los objetivos de los secuestros, las amenazas de muerte y la extorsión son principalmente las familias más ricas. Pero ahora, dado que la mayoría de los ricos se han mudado a otro lugar, a veces se apunta a familias con solo un poco de ganado, una tienda de la aldea o ahorros modestos. El sustento de los pobres también se ve afectado. A medida que las familias acomodadas se mudan, o venden su ganado para pagar a los secuestradores, los jornaleros pobres que solían trabajar para los ricos a menudo se encuentran sin trabajo ni ingresos.

**Secuestros en y alrededor de Ajoya.**Durante años, Ajoya, como la mayoría de las ciudades en México, ha tenido una incidencia bastante alta de homicidio. Pero la mayoría de los asesinatos estaban relacionados con disputas familiares, rivalidad sobre una chica, o brotes de furia condicionados por el alcohol. Los secuestros y las amenazas de muerte por dinero eran desconocidos. Sin embargo, en los últimos 3 años, 9 personas han sido secuestradas, con 6 asesinatos relacionados.

En septiembre de 1996, dos hombres jóvenes fueron secuestrados a la vez. Uno era Julián Ríos, cuya familia (hasta hace poco) poseía muchas reses. (La familia había recibido varias amenazas de muerte para extorsionar dinero, y el hermano menor de Julian había sido retenido y fusilado varios meses antes). El otro joven secuestrado fue Marcelo Manjarrez III, cuya familia era bastante rica hasta que el abuelo, Marcelo Sr. fue secuestrado hace 3 años. Marcelo Jr. había vendido el ganado de la familia para recaudar dinero de rescate. Pero cuando entregó un pago incompleto en un lugar remoto en las montañas, los secuestradores lo mataron a él y a su padre. Ahora, dos años después, el nieto de 18 años, Marcelo III, fue secuestrado, junto con Julián. El rescate se fijó en 500,000 pesos (aproximadamente US $ 80,000) para Julián y 100,000 pesos para el joven Marcelo. Ambas familias tuvieron que vender todo lo que tenían y asignar el título de sus casas al banco para pagar el rescate. Pero lograron pagar en su totalidad, y ambos jóvenes fueron liberados relativamente ilesos. Los manjarrezes huyeron de la ciudad.

La historia de Alejandro

Cuando se trata de lidiar con bandidos y secuestradores, la “ley” mexicana (Policía Estatal, Policía Federal, Ejército Federal, etc.) a menudo es ineficaz o peor. La policía le dijo al padre de Julián que por un pago debajo de la mesa de 150,000 pesos cazarían y matarían a los secuestradores. Pero el padre de Julián sabía que tal venganza puede desencadenar enemistades de generación en generación y causar una cadena de muertes en todas las familias involucradas. Sabiamente, rechazó la oferta de la policía y dejó saber que no tenía mala voluntad contra las familias de los secuestradores.

Los vigilantes se suman a los asesinatos. Hasta el año pasado, las familias sometidas a secuestros o amenazas de muerte generalmente hacían todo lo posible para pagar las cantidades solicitadas, incluso si eso les dejaba indigentes. Pero esto ha cambiado. En noviembre de 1996, Enrique, el hijo de 20 años de un dueño de una tienda del pueblo, recibió una amenaza de muerte con una demanda de 50,000 pesos. En lugar de pagar, Enrique compró una metralleta (R-15). Él y otros jóvenes de familias más acomodadas, junto con unos pocos pistoleros jóvenes conocidos por ser ladrones, formaron un grupo de vigilantes. Cuando el siguiente hombre rico, Melquiades, fue secuestrado, los vigilantes persiguieron a los secuestradores a lomos de mulas, los tendieron una emboscada por la noche a lo largo del sendero y lograron rescatar a su anciano prisionero, ileso pero con heridas.

Como suele suceder, después de que los vigilantes tomaran la ley en sus propias manos, también han cometido abusos. Desde la época colonial, los ricos locales han despreciado a las familias pobres de más atrás de las montañas. A menudo culpan de las perturbaciones actuales a “esos montañeses” que se han mudado a Ajoya durante la última década más o menos. Entonces los vigilantes decidieron hacer un poco de limpieza étnica. Primero, amenazaron a algunas de las familias de los alpinistas para que abandonaran la ciudad “o bien”. Luego, una noche del pasado mes de mayo, se encontraron con 3 jóvenes desarmados de esas familias y los mataron a quemarropa. Yo (David Werner) estaba muy cerca de una de estas familias. Pasé los siguientes días ayudándolos a mudarse de la ciudad. La experiencia ha sido devastadora para la familia, especialmente para los niños más pequeños.

Efecto de la ola criminal en PROJIMO

Aquellos de nosotros en PROJIMO hemos quedado profundamente conmocionados por los recientes secuestros y la violencia. Las casas de las familias Manjarrez y Ríos estaban al lado de PROJIMO. Ambas familias han sido muy amables. Han ayudado con la construcción y el mantenimiento de los edificios, han proporcionado transporte en emergencias y han llevado a las familias visitantes a sus hogares mientras sus hijos eran atendidos en PROJIMO. Los hijos e hijas escolarizados de algunas familias que han sufrido secuestros y asesinatos han estado activos en el taller de fabricación de juguetes y en el “Patio de recreo para todos los niños”.

La creciente ola de delitos y secuestros ha dañado gravemente a PROJIMO de varias maneras:

A) Robo directo. Durante varios años, el CONOSUPO, una tienda de alimentos subsidiada por el estado en Ajoya, ha sido administrado por Margarita, miembro discapacitado de PROJIMO. Como madre soltera, Margarita apenas se mantiene a sí misma y a sus hijos con un margen del 5% en los productos que vende. En los últimos 2 años, su tienda fue robada ocasionalmente. Por la noche, los ladrones jóvenes entraban por el techo de tejas y deslizaban algunas bolsas de mercancías. Ella podría recuperarse de estas pérdidas en varias semanas. El robo fue parasitario, no mortal. Pero entonces, una noche de agosto, unos bandidos armados llegaron en un camión y desnudaron la tienda. Margarita tardará años en recuperar sus pérdidas. Afortunadamente, muchos aldeanos la están ayudando voluntariamente al agregar un poco más al precio de lo que compran. Sin embargo, Margarita está considerando abandonar la tienda y regresar a la ciudad de sus padres, donde dependería de su caridad.

B) Trabajadores locales de PROJIMO que abandonan la ciudad. El taller de juguetes para niños también se ha visto afectada por la ilegalidad. En el pueblo, varias muchachas adolescentes han sido tomadas por la fuerza y ​​violadas; la más joven tenía 11 años. Además, algunos padres han recibido notas amenazando con violar a su hija, a menos que se hayan pagado grandes sumas. Debido a esta situación, sus padres preocupados enviaron a dos adolescentes, que habían estado haciendo un trabajo maravilloso enseñando a los niños más pequeños en el taller de juguetes, a quedarse con sus familiares en la ciudad. Muchas otras muchachas del pueblo también han sido enviadas lejos.

C) Menos personas atendidas, por miedo. El impacto más grave de la reciente ola de delincuencia en PROJIMO es el miedo que ha causado. Las familias con niños discapacitados en pueblos distantes, cuando se enteran de la ilegalidad en las montañas, son reacias a ir a Ajoya. Hace unos años, PROJIMO a menudo tenía hasta 50 residentes discapacitados en cualquier momento y asistía a un promedio de 5 o 6 nuevas personas discapacitadas por día. Pero en el último año, PROJIMO ha tenido un grupo central de aproximadamente 15 personas y ha asistido a un promedio de solo 3 o 4 nuevas personas discapacitadas por semana. Esta reducción en las personas atendidas ha planteado serias dudas sobre la existencia continua del programa de rehabilitación de la aldea.

D) Desmoralización del equipo. Los miembros del equipo PROJIMO están profundamente preocupados por la disminución del número de personas discapacitadas que vienen a la aldea. Además, aquellos que tienen familias en Ajoya están preocupados por el impacto de tanta violencia en sus hijos. Aunque no están en peligro de ser secuestrados (las familias de PROJIMO están lejos de ser ricas), sus hijos observan el miedo a su alrededor, despiertan con el traqueteo de las ametralladoras por la noche y se ponen ansiosos. El pueblo ya no brinda el clima tranquilo en el que el equipo quiere que crezcan sus hijos. Varios trabajadores discapacitados ya se han mudado y otros estaban considerando hacerlo.

PARTE 2: CAUSAS RAÍZ DE LA OLA DE DELITOS EN MÉXICO Y EN OTRAS PARTES

Muchos factores subyacen a la creciente violencia y delincuencia en el pueblo de Ajoya. Algunos son locales y geográficos. Otros tienen que ver con eventos políticos y económicos a nivel nacional e internacional. Contribuir al patrón actual de violencia es todo, desde el narcotráfico hasta la pobreza creciente, en parte causado por las políticas mundiales de libre mercado.

Drogas ilegales. Una razón por la cual Ajoya tiene más que su parte de crimen y violencia es que el pueblo, ubicado al pie de la Sierra Madre, es un puesto estratégico de comercio. La pequeña ciudad es el enlace entre dos mundos, el punto donde los senderos de las mulas de las montañas se encuentran con las autopistas de las ciudades costeras. Como tal, es la encrucijada entre los productores de drogas y los narcotraficantes.

Durante más de 3 décadas, las familias campesinas de la Sierra Madre han cultivado adormidera y marihuana, a menudo en connivencia con soldados y policías corruptos que controlan el narcotráfico. (Esta devastadora situación se discutió en el Boletín # 18.) Pero hasta hace poco, la gente de las montañas no usaba personalmente las drogas que cultivaban. Eran cultivos comerciales que podían vender por mucho más que maíz o frijoles.

Pero en los últimos años, el uso personal de drogas por parte de los jóvenes de las montañas locales se ha disparado. Primero, el fumar marihuana fue introducido por hombres jóvenes que habían ido a trabajar como “mojados” en Estados Unidos, adquirieron el hábito y regresaron. Pero hoy, la cocaína es la droga recreativa más utilizada en las montañas.

Los trabajadores de salud de las aldeas estiman que hasta el 70% de los adolescentes de Ajoya han probado al menos la cocaína. La cocaína proviene de América del Sur y pasa por México en su camino hacia los Estados Unidos. Los traficantes en su camino hacia el norte han descubierto que un viaje lateral a la Sierra Madre puede ser muy rentable. Su estrategia es seductoramente brutal. Primero se hacen amigos de los jóvenes locales y los introducen a las maravillas de la cocaína. Una vez que los jóvenes están enganchados, intercambian cocaína por “chicle” de opio crudo a un tipo de cambio que multiplica sus ganancias 10 veces cuando las drogas llegan a los Estados Unidos.

Con tantos jóvenes de la aldea enganchados a la cocaína, y con el efectivo para comprarla cada vez más difícil, muchos recurren al crimen por dinero para mantener su hábito. La mayoría de los jóvenes secuestradores y ladrones están profundamente inmersos en las drogas. Por ejemplo, una noche un joven que estaba robando el estéreo de mi auto me disparó una advertencia cuando yo (tontamente) intenté detenerlo. Una hora después, trató de vender el estéreo por un resoplido de perico (cocaína).

Aumento de la pobreza. Otros factores más globales han ayudado a precipitar la ilegalidad en la aldea de montaña. Ajoya es como un hervor en erupción en una raza humana enferma. El crimen y la violencia han aumentado a un ritmo sorprendente en todo México, como en toda América Latina y la mayor parte del Tercer Mundo (y también en los Estados Unidos). El crimen y la violencia en las calles son sintomáticos de la violencia institucionalizada a gran escala, del crimen globalizado contra la humanidad.

Gran parte del aumento de la violencia y la delincuencia en todo el mundo puede atribuirse a un aumento de la pobreza y el hambre. El modelo dominante para el “desarrollo económico”, diseñado para enriquecer a los ricos, independientemente de los costos humanos y ambientales, ha creado un abismo cada vez mayor entre ricos y pobres. A nivel mundial, la productividad económica aumenta año tras año. Pero las riquezas se concentran en cada vez menos manos Hoy, los 470 multimillonarios del mundo tienen ganancias totales mayores que las de la mitad más pobre de la humanidad. Aunque se producen alimentos más que suficientes para alimentar bien a toda la humanidad, hoy en día hay más niños hambrientos que nunca en la historia. Acuerdos internacionales de “libre comercio”, se han diseñado para favorecer a las corporaciones multinacionales, hacer que las naciones sean más débiles y los pueblos sean esclavos de una economía globalizada basada en la codicia, no en la necesidad.

El TLCAN y la economía globalizada. No es casualidad que la actual crisis socioeconómica en México, con su rápido aumento del desempleo, los recortes salariales, el narcotráfico, la delincuencia y la desesperación generalizada, haya seguido los pasos del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) de 1994. Aunque el TLCAN continúa siendo elogiado por la Administración Clinton en los EE. UU., Los trabajadores de ambos lados de la frontera de los EE. UU. reconocen que, si bien un puñado de grandes empresas multinacionales han prosperado, para la mayoría pobre, el TLCAN ha sido devastador. Aunque México tiene hoy más billonarios per cápita que cualquier otro país, la desnutrición y la pobreza están aumentando. En preparación para el TLCAN, se modificó la Constitución mexicana, debilitando las leyes de reforma agraria que protegían a los pequeños agricultores. (Esto se hizo para que las grandes empresas agrícolas de los EE. UU., consistentes con el “libre comercio”, pudieran explotar libremente la tierra y la mano de obra baratas de México). Como resultado, las tierras agrícolas en México nuevamente comenzaron a concentrarse en menos manos, recordando las enormes plantaciones de la época colonial. A su vez, más de 2 millones de agricultores sin tierra han emigrado a los barrios marginales de la ciudad, donde el desempleo ya era muy alto. Los salarios reales de los trabajadores, ya tan bajos que las familias pobres tuvieron dificultades para alimentar adecuadamente a sus hijos, han caído un 40% desde que se introdujo el TLCAN en enero de 1994. Y desde la caída del peso en 1995, miles de pequeñas empresas y tiendas se han declarado en bancarrota, lo que ha provocado aún más desempleo.

La desesperanza de los jóvenes. En una situación tan grave, muchos jóvenes sienten que no tienen futuro. Hace unos años, los jóvenes motivados buscaban continuar su educación. Soñaban con convertirse en profesionales, o al menos técnicos, para lograr un razonable nivel de vida. Pero hoy, las calles están llenas de profesionales desempleados. Los médicos venden goma de mascar y cigarrillos, los ingenieros se visten de payasos para mendigar en las esquinas, los abogados soplan gasolina en llamas de la boca a cambio de una miseria de los automovilistas adinerados. La brecha entre la gente muy rica y la gente común ha crecido a niveles que inevitablemente producen una espiral de ira, crimen y violencia desde abajo, y medidas represivas de control social, aumento de la corrupción y violencia desde arriba.

¡No es de extrañar que los jóvenes aldeanos se desanimen y recurran al crimen! Sus abuelos lucharon una revolución para asegurar una distribución justa de la tierra, solo para ver las reformas por las que lucharon trituradas. La promesa de educación superior y empleos en las ciudades se ha esfumado. Las redes de seguridad para los pobres, los enfermos y los hambrientos están siendo desmanteladas sistemáticamente. Mientras tanto, televisores pequeños y chisporroteantes, el único lujo incluso en chozas de cartón, retratan las telenovelas de la “buena vida” que están más allá del alcance de la gente pobre. . . a menos que, por supuesto, se rebelen violentamente.

En la economía actual de “libre mercado” que favorece a los ricos y hace que los pobres sean redundantes, la única opción que muchos jóvenes ven para prosperar es a través del crimen. Las ganancias de la Revolución mexicana, donde los campesinos lucharon por una distribución más justa de la tierra y la riqueza, han sido revertidas por fuerzas abrumadoras de dimensión internacional. En consecuencia, a nivel micro, cada vez más jóvenes toman la redistribución de la riqueza en sus propias manos mediante el secuestro y el robo de los ricos. ¿Qué otras opciones tienen?

PARTE 3: LA RESPUESTA DE PROJIMO A LA OLA DE VIOLENCIA

Traslado de las actividades de rehabilitación a un pueblo más seguro.

A medida que el número de personas discapacitadas que llegaban a PROJIMO desde las ciudades costeras se redujo al mínimo, el espíritu del equipo también disminuyó. Sentían que quedarse en el pueblo de Ajoya era convertirse lentamente en un programa fantasma en un pueblo fantasma. ¿Qué hacer?

“¿Por qué no mudarse a un pueblo que sea más seguro y accesible para más personas?” fue una pregunta planteada repetidamente. El equipo comenzó a explorar posibilidades. Finalmente, decidieron intentar mudarse a Coyotitán, un pueblo de 2000 personas a unas 40 millas de Ajoya, en el cruce de la carretera principal norte-sur. Coyotitán (al menos hasta ahora) tiene una menor incidencia de crímenes y asesinatos. Su ubicación en la carretera hace que sea más fácil llegar a las familias en las ciudades costeras. Sin embargo, está lo suficientemente lejos de las ciudades como para permitir un amortiguador entre los programas comunitarios y profesionales de rehabilitación de las ciudades, algunos de los cuales podrían causar problemas por considerar las actividades “no profesionales” de los trabajadores de la aldea discapacitados, sin licencia, que de alguna manera han convencido a las personas de que realizan un trabajo excepcional.

Primero, un pequeño grupo de PROJIMO, dirigido por Mari y Conchita, fue a Coyotitán y se reunió con personas discapacitadas y sus familias. Estas personas estaban ansiosas por tener PROJIMO como proyecto de rehabilitación en su ciudad y ofrecieron cooperar de cualquier forma que pudieran. El dueño de una tienda del pueblo puso una habitación en su casa disponible para consultas hasta que se pudiera encontrar un lugar más adecuado.

El equipo de PROJIMO comenzó a hacer visitas regulares a Coyotitán, primero una vez al mes, luego una vez a la semana (los sábados). La respuesta de la comunidad fue entusiasta. Formaron un grupo coordinador compuesto principalmente por padres de niños discapacitados. Este grupo corrió la voz a las aldeas vecinas, y pronto todos los sábados las personas discapacitadas de una amplia zona de las llanuras costeras acudían a consultas, consejos y lecciones para la terapia en el hogar. Inez, quien tiene una pierna paralizada por polio y ha trabajado con PROJIMO como ayudante de terapia durante años, ahora va a Coyotitán 3 días a la semana para ayudar a las personas con terapia y asesoramiento (ver página 10).

Un centro improvisado. El pasado mes de julio, Cleto (un ex trabajador de salud de la aldea que se benefició con el narcotráfico) le prestó a PROJI-MO una gran casa que había construido en Coyotitán, y luego la abandonó. En este edificio, Marcelo y Armando (dos trabajadores discapacitados de PROJI-MO con años de experiencia) establecieron un taller para fabricar aparatos ortopédicos de plástico y extremidades artificiales. Dolores Mesina, graduada de PROJIMO que está discapacitada por la polio, es una trabajadora social a cargo de las necesidades de discapacidad con el programa gubernamental de Desarrollo Integral de la Familia (DIF) en la ciudad de Mazatlán. Dolores ahora lleva camionetas de personas discapacitadas al centro de Coyotitán para aparatos ortopédicos, extremidades, sillas de ruedas y otros equipos de asistencia.

Mientras tanto, los aldeanos de Coyotitán han estado activos en la obtención de tierras en las que se puede construir un centro de rehabilitación permanente basado en la comunidad. Acordaron comprar un terreno de 1 acre a un precio reducido. El costo está siendo cubierto en parte por la Presidencia Municipal, en parte por actividades de recaudación de fondos administradas por la comunidad, y en parte con el dinero recaudado por el Equipo PROJIMO de agencias de financiamiento externas. En la actualidad, los aldeanos y el Presidente Municipal están tratando de obtener una agencia de asistencia de vivienda del gobierno (PRONASOL) para construir una serie de nueve casas más modernas para las familias del equipo PROJIMO. (Cada familia también contribuirá a la tierra en la que está construida su casa).

El futuro está abierto. Es demasiado pronto para decir si el traslado de las actividades de rehabilitación de PROJIMO a Coyotitán será exitoso, pero los desarrollos hasta ahora son prometedores. Lo más importante, el equipo de PROJIMO, que hace un año estaba muy desanimado y pensando en cerrar, se ha revitalizado. Los trabajadores asumen más responsabilidad y trabajan más en equipo que durante años. Creo que la clave de este nuevo entusiasmo es el hecho de que la iniciativa para el nuevo programa ahora es completamente una empresa local, encabezada por los trabajadores discapacitados involucrados. (Yo, David Werner, había sido muy reacio a hacer el cambio a Coyotitán, en parte porque después de 33 años trabajando con aldeanos en Ajoya, tengo fuertes raíces aquí y no quiero abandonar a mis amigos en un momento en que su pueblo está en problemas profundos. Por lo tanto, solo con una considerable resistencia emocional acepté la decisión mayoritaria del equipo de mudarme a Coyotitán. La iniciativa ha sido concebida y llevada a cabo, con un nuevo sentido de orgullo y plena propiedad, por el propio equipo local). Hoy, al ver la respuesta entusiasta y el apoyo de la comunidad de Coyotitán, y el renovado compromiso de los trabajadores de PROJIMO, estoy convencido de que tomaron la decisión correcta. Sin embargo, no estoy dispuesto a abandonar totalmente a Ajoya en su momento de necesidad.

Transformando el centro Ajoya de PROJIMO para satisfacer las necesidades de ingresos de las personas

Después de mucha discusión con el equipo de PROJIMO y la gente de los pueblos de Ajoya, se decidió que, en lugar de trasladar todo el PROJIMO a Coyotitán, el programa se dividiría en dos bases. La mayoría de las actividades de consulta y rehabilitación se trasladarían a Coyotitán, donde serían más fácilmente accesibles para más personas. Mientras tanto, los terrenos y edificios del antiguo PROJIMO en Ajoya se convertirían gradualmente en un programa de capacitación laboral y un centro de producción, que se esforzaría por proporcionar habilidades y empleos, no solo a las personas discapacitadas sino también a los jóvenes desempleados de la aldea.

La razón de este enfoque en proporcionar habilidades laborales y empleos a los jóvenes locales es una respuesta directa a la actual crisis de delincuencia y violencia. En el pueblo de Ajoya, muchos jóvenes roban y cometen delitos porque sus familias tienen hambre y no ven alternativas. Esperamos que, al proporcionar capacitación de trabajo y oportunidades laborales, los jóvenes puedan satisfacer sus necesidades básicas de una manera socialmente responsable.

Este programa de trabajo recién comienza. El entusiasmo en el pueblo es alto. Tanto Síndico local del pueblo (alcalde / jefe de policía) como el presidente municipal están ansiosos por ver que el programa de trabajo tenga éxito. Todos los involucrados saben que habrá dificultades y desafíos. Se dan cuenta de que, si se quiere reducir el crimen y la violencia en la aldea, el programa de trabajo debe estar abierto a los jóvenes que han estado involucrados en robos y otros delitos. Se necesitarán precauciones para evitar que las herramientas desaparezcan y para encontrar formas de desalentar el comportamiento socialmente hiriente. Un plan es que los trabajadores funcionen como una cooperativa, y que las ganancias de cada persona sean un porcentaje de los productos vendidos.

Pasos ya tomados para lanzar el programa de trabajo Ajoya PROJIMO:

El pueblo ha formado un Equipo de Coordinación compuesto por algunos de sus ciudadanos más responsables y preocupados.

Roberto Fajardo, un aldeano discapacitado que ha sido un líder clave en el programa de salud de la aldea durante más de 20 años y es cofundador de PROJIMO, será el principal organizador del programa de trabajo. Roberto es un líder y activista comunitario muy respetado. Tiene una amplia variedad de habilidades prácticas y organizativas.

Criadero de pollos. Este proyecto fue elegido porque Miguel, un joven de Chihuahua quien es hemipléjico, se queda en PROJIMO y quiere hacer algo. Antes de su accidente tenía experiencia en la cría de pollos. Roberto también. Unos gallineros, abandonados hace mucho tiempo, se han limpiado y renovado con la ayuda de los niños del pueblo. Sin embargo, el equipo coordinador está preocupado de que los pollos puedan ser robados (por eso se cerró la granja de pollos anterior). Para minimizar el robo, el equipo está considerando invitar a un joven conocido como ladrón de gallinas a trabajar como socio con Miguel en la granja de pollos. (El niño, que recientemente se convirtió en padre, admite sinceramente que roba pollos para alimentar a su familia, porque no tiene trabajo. Pero como tiene una pistola y sale con los vigilantes de la aldea, nadie se atreve a quejarse mucho. Ayudándole a enriquecerse con sus propias gallinas podría ser una solución pacífica o la puerta a nuevos problemas. O podría ser la puerta a nuevos problemas. El tiempo lo dirá).

Carpintería y ataúdes. Otro programa de trabajo que ahora está comenzando es la carpintería y el trabajo de la madera. Aunque algunas personas expresan molestias con el proyecto, parece que la primera línea de producción será ataúdes. La muerte en una familia pobre es a menudo un gran desastre, no solo emocional sino económicamente. Ahora es la expectativa popular que el difunto sea enterrado en un ataúd comercial “moderno”. Incluso la familia más pobre se endeuda seriamente (y causa hambre) para obtener una. Además del precio del ataúd (que generalmente es mucho más alto que los materiales y el trabajo que conlleva), existe el costo de contratar un vehículo y un conductor para transportarlo desde una ciudad distante.

Durante años, el programa de salud de la aldea consideró la construcción (o al menos de almacenamiento) de ataúdes de costo relativamente bajo, pero en realidad nunca lo hizo. Pero con el nuevo programa de trabajo, el proyecto del ataúd está realmente comenzando. Roberto ha hablado con el presidente municipal sobre el proyecto de construcción de ataudes. El presidente reconoció de inmediato la enorme necesidad insatisfecha y se ofreció a cooperar. Sus oficinas y las del Programa Integrado de Desarrollo Familiar (DIF) están inundadas de solicitudes de familias indigentes para proporcionar ataúdes para sus muertos. Con el aumento actual de la pobreza y la violencia, los costos de la muerte son especialmente altos. Incluso el precio del ataúd comercial más barato es exorbitante. El presidente no solo se ofreció a prestar dinero para comprar materiales iniciales, sino que también pagó por un ataúd de madera barato cubierto de tela para usar como modelo.

Dos trabajadores discapacitados con buenas habilidades de carpintería, que dejaron PROJIMO hace años, acordaron regresar para encabezar el proyecto de carpintería. Uno es Fernando Ramos. Tenía su propio taller de carpintería en Mazatlán, hasta una noche, hace unos meses, cuando le robaron todas sus herramientas. Al trabajar y enseñar en el programa de carpintería de Ajoya, Fernando espera ganar dinero para reemplazar sus herramientas y comenzar su propio taller nuevamente.

Reparación de pupitres. El Equipo Coordinador reconoce lo importante que es encontrar formas de comercializar los artículos que producen. En esto, el Presidente Municipal está siendo muy útil. Está tratando de hacer arreglos para que el Programa de Trabajo PROJIMO repare escritorios y sillas rotas de las escuelas de todo el municipio. Esto proporcionará una fuente continua de trabajo e ingresos para varios jóvenes en Ajoya.

Servicios de soldadura. PROJIMO ya tiene un taller de soldadura bien equipado y soldadores experimentados (fabricantes de sillas de ruedas) que brindan servicios locales de reparación de arados rotos, bicicletas, calderas, etc. Los trabajadores también han fabricado una variedad de objetos soldados para la venta o bajo pedido especial, incluidos los marcos metálicos de las camas, ventanas, puertas, cruces (para tumbas), etc. El Presidente Municipal ha ofrecido hacer pedidos de ventanas, puertas y otros artículos para oficinas gubernamentales y edificios escolares en todo el municipio. Esto debería proporcionar una fuente de trabajo e ingresos para varias personas. Marcelo y Jaime (artesanos discapacitados en PROJIMO con larga experiencia) se han ofrecido para ayudar a enseñar habilidades de soldadura a los jóvenes locales.

Cursos de formación para habilidades laborales. No hace mucho, los miembros del equipo coordinador del Programa de Trabajo PROJIMO se reunieron en San Ignacio con el Presidente Municipal y los directores a nivel estatal de los Centros para el Desarrollo de Capacidades (CECATI), un nuevo programa experimental de capacitación en habilidades laborales dirigido por el Ministerio de Educación. Este programa ofrece cursos de capacitación para una amplia variedad de habilidades laborales formales y no formales, a grupos de 25 o más jóvenes desempleados. La comunidad elige el curso o cursos que desea, en materias que van desde costura y confección, trabajo de cuero y fabricación de calzado, hasta carpintería, soldadura, apicultura, albañilería, reparación de equipos eléctricos o motores, habilidades con computadoras, trabajo de secretaria y varias habilidades agrícolas. Lo que es excepcional en este programa es que a los estudiantes les ofrece un salario mínimo mientras se forman. También se incluyen habilidades laborales para personas discapacitadas.

Los directores de este programa gubernamental estaban entusiasmados con el programa de habilidades laborales de Ajoya, especialmente desde que fue iniciado y dirigido por la propia comunidad. Han ofrecido cooperar plenamente. El Presidente Municipal (por primera vez en años) y los directores del programa de capacitación del Ministerio visitaron Ajoya para reunirse con los aldeanos. Hay planes en marcha para comenzar una serie de cursos de habilidades laborales de 3 meses en Ajoya. Probablemente el primer curso será sobre habilidades de costura y confección de vestidos, ya que hay mucho interés en esto entre mujeres y niñas.

Fabricación de juguetes. Durante años PROJIMO desarrolló un taller de fabricación de juguetes para niños donde los niños discapacitados y no discapacitados hacían juguetes educativos y coloridos rompecabezas de madera. La fabricación de juguetes ayudó a los niños a desarrollar destreza y aprender habilidades útiles. Hasta hace un año, dos adolescentes enérgicas dirigían el taller y guiaban amorosamente a los niños pequeños. Pero desafortunadamente, debido a tanta violencia en el pueblo, las dos niñas fueron enviadas a vivir con familiares en la ciudad. Marielos, una joven parapléjica, se ha hecho cargo de la juguetería. Ella hace rompecabezas de alta calidad, casas de muñecas y muebles, todo lo que vende localmente. Pero Marielos es perfeccionista. Está frustrada por el trabajo espontáneo, exuberante y descuidado de los niños. Entonces los niños pronto se sintieron desagradables. Dejaron de venir.

Donde el trabajo de los niños es un juego de niños.

Un día, un chico de 17 años llamado Tino, que tiene asma crónica y ha estado alrededor de PROJIMO durante años, llegó pidiendo un préstamo. Explicó que su padre actualmente no tenía trabajo. La marihuana que Tino cultivaba en una ladera distante los fines de semana aún no estaba lista para la cosecha. Su familia tenía hambre. Tino es un niño gentil que recientemente comenzó a portar una pistola calibre 45 (a una edad mucho mayor que muchos niños). Cuando era más joven había disfrutado ayudando en el taller de fabricación de juguetes para niños, y se había convertido en un hábil niño artesano. Por lo tanto, el equipo coordinador del Programa de trabajo le ofreció a Tino un trabajo para establecer y administrar un nuevo Taller de fabricación de juguetes para niños.

Tino ahora está haciendo un trabajo maravilloso. En las tardes después de la escuela, trabaja pacientemente con un grupo de aproximadamente una docena de niños de 5 a 13 años, enseñándoles cómo dibujar figuras, cortarlas con una sierra de calar, lijarlas, pintarlas y luego limpiarlas (con la gran dificultad de enseñar a un grupo de niños con problemas de control).

Adornos de árbol de navidad. Tino y los niños en la nueva juguetería ahora están ocupados haciendo adornos de madera coloridos para árboles de Navidad. Las figuras pequeñas son más fáciles de hacer que los rompecabezas de madera y para manualidades: los niños dan resultados rápidos y satisfactorios. Los adornos incluyen cosas típicas navideñas como Papá Noel, ángeles y estrellas fugaces, pero también burros, gatos, serpientes de coral, caballitos de mar, monos, caracoles y niños sonrientes (tanto discapacitados como no discapacitados). Cada figura está pintada individualmente de acuerdo con los caprichos y habilidades particulares del niño.

Gran parte de la madera utilizada para hacer estas figuras proviene de cajas de fruta desechadas o restos de madera que los niños ayudan a recolectar. Entonces los jóvenes aprenden la importancia del reciclaje y la conservación de los recursos naturales.

Este proyecto de adorno de árbol de Navidad es un experimento. Las figuras se pueden usar como decoraciones para árboles de Navidad, o como curiosos tapices, especialmente para habitaciones de niños. (¡Así que no necesitas ser cristiano o tener un árbol de Navidad para disfrutarlos!)

Los niños que hacen estos objetos tienen la opción de llevarlos a casa para decoraciones o para que jueguen los hermanos y hermanas menores. Pero por cada figura que llevan a casa, se les pide que hagan otra como parte de un conjunto para vender (si es posible).

PROJIMO y los niños esperan encontrar un mercado para estas figuras decorativas pintadas a mano. La foto de arriba muestra algunas de las figuras hechas por los niños del pueblo.

Algunos de los niños que ayudan a hacer estas figuras de madera están discapacitados. El dinero de las ventas de estas figuras de madera irá a los niños que las pintaron. Esperamos que algunos de nuestros lectores ordenen un set. SI TIENE IDEAS PARA LAS VENTAS, Háganos saber.

NOTA: Esto es “trabajo infantil” en ningún swntido coercitivo o negativo. Es una actividad divertida, lúdica cooperativa y de aprendizaje después de la escula en la que los niños partician alegre y voluntariamente. Si tiene éxito, también será una forma de que ganen un poco de dinero de bolsillo, que muchos, rara vez tienen.

Las palomas blancas de Tere. Uno de los mayores éxitos del nuevo Taller de fabricación de juguetes para niños hasta la fecha ha sido con Tere. Tere es una niña discapacitada mayor que es crónicamente infeliz. Tiene una afección congénita que se asemeja a la esclerosis múltiple, lo que afecta su movimiento y habla. Debido a que su hermana mayor (ahora muerta) tenía la misma condición, cuando Tere tenía 5 años, su madre la envió a un orfanato. A los 16 años, Tere se mudó a PROJIMO. El equipo trabajó con Tere de varias maneras, pero a pesar de los repetidos esfuerzos, nunca pudo interesar a Tere en ningún tipo de recreación o actividad productiva (aparte de lavar ocasionalmente su propia ropa, lo cual hizo a regañadientes, con dificultad). Hasta hace poco, Tere pasaba la mayor parte del tiempo en la silla de ruedas, esperando a su madre (que nunca vino). Tenía pocos amigos y se quejaba de casi todo y de todos. A veces incluso se resistía a ser bañada y cambiada. El equipo no sabía cómo ayudarla … o incluso cómo llegar a ella.

Recientemente, después de un poco de “asesoramiento de pares” sincero, para sorpresa de todos, Tere acordó participar en el proyecto de fabricación de adornos para árboles de Navidad. Al principio le costaba pintar las figuras con sus brazos espásticos. Pero Tino pacientemente guió sus manos y la ayudó a aprender a apoyar su brazo sobre la mesa para estabilizar sus movimientos. Tuvo problemas para pintar figuras multicolores, por lo que Tino hizo que pintara una paloma toda blanca. Luego, sosteniendo su mano, la ayudó a pintar un ojo morado y un pico amarillo. El resultado fue atractivo. Tere estaba emocionada. Desde entonces ha estado participando diariamente en la juguetería y parecía más que feliz de lo que nunca la habíamos visto antes.

Pequeños préstamos para comenzar a trabajar

Hace años, el Proyecto Piaxtla organizó un banco cooperativo de maíz (maíz) para trabajadores agrícolas. Prestó sacos de grano a los agricultores pobres en el momento de la siembra, que se devolverían en el momento de la cosecha. El banco de maíz se creó para romper el sistema de préstamos usurario donde los agricultores pobres que pidieron prestado a los terratenientes ricos tuvieron que devolver 3 bolsas de maíz por cada bolsa prestada. El banco funcionaba como una cooperativa donde todos se beneficiaban cuando todos pagaban sus préstamos. Muy pocas personas no pudieron pagar. A la larga, el programa de préstamos fue tan exitoso que la gente pudo pagar sus deudas y ahorrar para tiempos de escasez, por lo que el banco de maíz cerró.

Ahora, en una escala muy modesta, el programa de trabajo PROJIMO está experimentando con un programa de préstamos para ayudar a las personas pobres a comprar las herramientas o materiales para pequeñas producciones caseras de artesanías o productos, que pueden vender.

Si bien el programa de préstamos para el trabajo está abierto a prestar pequeños “préstamos iniciales” a individuos, su objetivo principal es ayudar a los grupos pequeños a iniciar mini cooperativas. Un ejemplo es el proyecto de cría de pollos, en el que los jóvenes discapacitados y no discapacitados comienzan a trabajar juntos y compartir sus ganancias.

Lo que desencadenó la idea de un programa de préstamos fue una solicitud de Cecilia, miembro discapacitado de PROJIMO. Cecilia está casada con Inez (ver página 10), quien es ayudante de fisioterapia en PROJIMO. Cecilia e Inez tienen 2 hijas jóvenes activas. Para ayudar a cubrir sus gastos, Cecilia, que es experta en tejer y bordar, solicitó un préstamo para materiales para hacer medias decoradas de Navidad y otros artículos, que puede vender para obtener ganancias.

En conclusión . . .

PROJIMO se encuentra en un estado de transición: una respuesta creativa a la creciente ola de asaltos y violencia. El equipo de trabajadores discapacitados está comenzando un nuevo centro de rehabilitación en una aldea más segura y accesible (Coyotitán). La comunidad local allí participa con entusiasmo. Mientras tanto, respondiendo a una solicitud urgente de las familias en el pueblo de Ajoya, donde se encuentra la base original de PROJIMO, esta base se está convirtiendo en un programa de capacitación y generación de ingresos. Si este esfuerzo se desarrolla según lo planeado, proporcionará capacitación y trabajo productivo y generador de ingresos tanto para personas discapacitadas como para jóvenes locales no discapacitados y con problemas. El objetivo es proporcionar opciones socialmente positivas a los jóvenes que, por falta de alternativas, han recurrido a las drogas, la delincuencia y la violencia. El futuro aún es incierto, pero el nuevo programa de trabajo ha tenido un comienzo animado. Por primera vez en años, hay un nuevo sentido de esperanza en el pueblo de Ajoya. Ya hay signos de un reflujo en la marea de la violencia y el crimen locales.

Ganen o pierdan, las personas se revitalizan al tomar las riendas de su destino.

Formas en que puede ayudar a los nuevos esfuerzos de PROJIMO

DONAR HERRAMIENTAS Y EQUIPO: Herramientas y suministros manuales y eléctricos para carpintería, fabricación de muebles, soldadura, trabajos en cuero, fabricación de calzado, costura (incluidas máquinas de coser eléctricas y de pedal) y leña. Consúltenos para más detalles.

DONAR COMPUTADORAS COMPACTAS: Si puede a donar a PROJIMO algunas computadoras usadas (en buenas condiciones), podremos comenzar un programa de capacitación en informática en Ajoya.

VOLUNTARIO: Si tiene conocimientos de carpintería, fabricación de juguetes, soldaduras, trabajos en cuero o informática y desea hacer una breve visita a PROJIMO para enseñar sus habilidades, contáctenos. También necesitamos voluntarios dispuestos a conducir suministros donados a México.

DONAR DINERO: Ahora que PROJIMO tendrá un centro en 2 aldeas, necesita muchos equipos nuevos. También se necesitan fondos para ayudar a los trabajadores que se mudan a Coyotitán a obtener vivienda y construir el nuevo centro.

Las donaciones a través de HealthWrights son deducibles de impuestos.

¿Está interesado en leer más sobre Piaxtla, PROJIMO o las crisis sociales y económicas en México?

Si es así, podemos enviarle cualquiera de los números anteriores de los boletines mencionados en el artículo anterior, por US $ 5 cada uno, gastos de envío incluidos.

O podemos enviarle un conjunto de 6 boletines relevantes por solo $ 15, gastos de envío incluidos.

Nuestro nuevo libro, “Nada sobre nosotros sin nosotros”, tiene descripciones detalladas de muchos de los eventos y tecnologías relacionados con la discapacidad descritos en este Boletín. Ver el volante.

Nuestro otro libro nuevo, Cuestionando la solución: La política de la atención primaria de salud y la supervivencia infantil, analiza las causas profundas de las crisis mundiales en salud, economía, delincuencia y violencia. También incluye un capítulo detallado sobre el proyecto Piaxtla y PROJIMO. Ver el volante.

DE NUESTRO NUEVO LIBRO NADA SOBRE NOSOTROS SIN NOSOTROS:CAPÍTULO 44, SOBRE ‘MANERAS DE TRABAJAR’

Las personas discapacitadas que se ayudan entre sí brindan muchas de las habilidades de aprendizaje en PROJIMO. Algunos jóvenes que vinieron por primera vez para su propia rehabilitación se han quedado en PROJIMO para aprender las habilidades artesanales, organizativas y de rehabilitación que más les interesan. Varios se han convertido en terapeutas muy hábiles y artesanos. Un ejemplo es INEZ, quien llegó por primera vez como un niño de la calle abandonado, con una pierna paralizada por la poliomielitis. Inez se ha convertido en un experto en terapia, habiendo sido enseñado por fisioterapeutas visitantes.

Inez se convirtió en un terapeuta y trabajador de rehabilitación tan capaz que, después de unos años en PROJIMO, estableció su propia práctica exitosa de fisioterapia en la ciudad de Mazatlán. Sin embargo, con el tiempo, abandonó la práctica privada y regresó a PROJIMO. Prefirió trabajar como parte de un equipo basado en la comunidad para ayudar a las personas con recursos limitados. Inez se casó con otra trabajadora de PROJIMO, Cecilia, y tiene dos hijas enérgicas.

Habilidades de carpintería. El taller de carpintería PROJIMO es donde muchos jóvenes discapacitados aprenden a fabricar todo tipo de equipos para niños discapacitados, desde asientos especiales y marcos de pie hasta juguetes educativos. Con las habilidades aprendidas en este taller, algunos de los jóvenes discapacitados han establecido sus propios talleres de carpintería. Otros se han unido a programas de rehabilitación en los que pueden ofrecer sus habilidades de carpintería y rehabilitación para un buen uso.

Incluso algunos de los jóvenes que son cuadripléjicos (con parálisis de brazos, manos y piernas) se han convertido en hábiles carpinteros y fabricantes de juguetes. El primer obstáculo que deben superar es su sentimiento (y miedo) de incapacidad. La belleza de PROJIMO es que los recién llegados tienen excelentes modelos a seguir. Se atreven a probar cosas nuevas y poner a prueba —y estirar— sus límites.

Habilidades para los negocios. Varias personas discapacitadas en PROJIMO que administran colectivamente el programa también han aprendido algunas habilidades organizativas e incluso contabilidad.

Conchita estudió contabilidad antes de quedar parapléjica. Ahora es coordinadora del programa y administra los registros financieros. Ella ha enseñado a otros trabajadores a ayudar con la contabilidad y los registros del programa.

Estas habilidades pueden ser útiles para aquellos que luego establecieron sus propios pequeños talleres o cooperativas.

Habilidades con el video. Algunas oportunidades de trabajo no son planificadas. El equipo de PROJIMO decidió que deberían hacer videos educativos de aspectos de rehabilitación y terapia donde el movimiento es importante y donde las palabras y los dibujos no son suficientes. Entonces recaudaron dinero para comprar una cámara de video y reclutaron a un cineasta habilidoso para que les enseñara cómo usar el equipo, y juntar y editar una película. Mari y Conchita, los dos coordinadores principales de PROJIMO, dominaron estas habilidades.

Las cámaras de video y el rodaje de películas fueron un evento nuevo y emocionante para los aldeanos locales. Hay 3 o 4 reproductores de videocasetes en la ciudad. Los lugareños rogaban que se tomaran fotos de ellos mismos y de sus familias. Habiendo adquirido las habilidades necesarias, Conchita y Mari pronto se vieron invitadas a grabar videos de eventos como bautismos, bodas y fiestas de la mayoría de edad para niñas de 15 años. Hacer y editar videos se ha convertido en una de las actividades generadoras de ingresos más exitosas de PROJIMO.

Mantenimiento de terrenos y edificios de PROJIMO.

El mantenimiento de PROJIMO proporciona capacitación y práctica de habilidades en una variedad de tareas útiles para mantener un hogar o negocio.

El programa de capacitación en español dirigido por aldeanos discapacitados. Para las personas cuyas discapacidades limitan ampliamente el uso de sus cuerpos y manos, encontrar oportunidades de trabajo puede ser todo un desafío. Esto es especialmente cierto para aquellos que tienen poca o ninguna educación formal, lo cual es a menudo el caso.

Una habilidad que tales personas tienen en México es hablar español. Entonces, el equipo de PROJIMO decidió comenzar un programa intensivo de capacitación en español. Para las primeras clases invitaron a estudiantes extranjeros que, a cambio de que se les enseñara conversación en español ayudarían a enseñar a sus maestros cómo enseñar. PROJIMO da la bienvenida especialmente a los estudiantes de idiomas que son activistas discapacitados, trabajadores de rehabilitación o trabajadores de salud progresistas. (Si está interesado, envíe un folleto. Las tarifas son modestas y ayudan a respaldar el programa).

VICTOR, un joven médico, le dio a PROJIMO uno de sus mayores desafíos de rehabilitación. Poco después de graduarse de la escuela de medicina, Victor se rompió el cuello en un accidente automovilístico. Pasó meses en un hospital, donde desarrolló úlceras por presión e infecciones urinarias. Se había vuelto suicida. Estaba seguro de que nunca podría trabajar como médico.

En PROJIMO, Victor le hizo pasar un mal rato al equipo de la aldea. No creía que un grupo de aldeanos sin educación, discapacitados en eso, pudiera hacer algo por él. Pero, poco a poco, sus llagas sanaron y su salud mejoró. Aprendió a usar sus manos para agarrar cosas doblando las muñecas hacia atrás. Con el tiempo, comenzó a proporcionar servicios médicos a los aldeanos enfermos. Víctor se convirtió en uno de los médicos excepcionales en México que elige trabajar en una comunidad pobre y rural. (En la Ciudad de México hay más de 5000 médicos desempleados que se niegan a ir a las zonas rurales pobres donde se los necesita).

Noticias y actividades del CONSEJO INTERNACIONAL DE SALUD DE LOS PUEBLOS

El Consejo Internacional de Salud de los Pueblos (IPHC) es una coalición mundial de iniciativas de salud de las personas y grupos y movimientos socialmente progresistas comprometidos a trabajar por la salud y los derechos de las personas desfavorecidas. La visión del IPHC es avanzar hacia la salud para todos: ver la salud en el sentido amplio del bienestar físico, mental, social, económico y ambiental. Si desea obtener más información sobre IPHC, formar parte de la coalición o comunicarse con el coordinador regional de IPHC en su área, comuníquese con David Werner en HealthWrights o con el coordinador global de IPHC, Maria Zuniga, en CISAS, Apartado 3267, Managua , Nicaragua (Fax: 505-2-661662; correo electrónico: <cisas@ibw.com.ni>).

La reunión de IPHC en Nigeria tuvo lugar el 16 de agosto de 1997

El Dr. Abdulrahman Sambo, representante de IPHC de Nigeria, informa que esta reunión fue muy exitosa. Se tomó la decisión de formar un Capítulo de IPHC en Nigeria, que se registrará legalmente como una ONG.

Ahora se está preparando un informe de esta primera reunión de IPHC en Nigeria. Es emocionante que Nigeria haya establecido su propia sucursal de la IPHC y esté avanzando a la acción. Esperamos que otros representantes de diferentes países hagan lo mismo.

Con la reciente represión por parte del gobierno nigeriano de los movimientos populares que defienden la salud del medio ambiente y la gente contra los poderosos intereses multinacionales, es especialmente importante que el IPHC ayude a construir puentes de base entre activistas en diferentes sectores.

En México IPHC y el Centro de Asistencia Social planean reunirse

Ricardo Loewe, coordinador de IPHC de América Latina, ha anunciado un “Seminario sobre la calidad de la atención médica” que se realizará en Tepoztlán, México, del 22 de febrero al 1 de marzo de 1998. El objetivo será “compartir y analizar las perspectivas sobre la ética y la calidad de la atención médica, especialmente a los grupos desfavorecidos “. Si bien la mayoría de los participantes serán de México, algunos serán de otros países.

Reunión regional de IPHC prevista en Kerala

El Dr. Ekbal, representante de IPHC en India, está planeando una reunión regional de IPHC en el estado de Kerala, India. La reunión probablemente se llevará a cabo conjuntamente por el IPHC y el Movimiento de Ciencia Popular, de los cuales el Dr. Ekbal es un líder.

Aumento del interés público en nuestro nuevo libro, CUESTIONANDO LA SOLUCIÓN

Desde que apareció por primera vez a principios de este año, Cuestionando la solución, La política de la atención primaria de salud y la supervivencia infantil, ha ganado cada vez más atención. Ya ha sido revisado por líderes en atención primaria de salud y análisis social de varios rincones del mundo: Vietnam, Australia, Sudáfrica, Estados Unidos e Inglaterra. Aquí hay ejemplos de 2 reseñas:

En el Journal of Primary Prevention, Victor Nell, del Consejo de Investigación de Ciencias Humanas de la Unidad de Investigación de la Universidad de Sudáfrica, dice:

“De lo que trata el libro no es de la rehidratación oral: se trata del poder y la duplicidad, y las armas pobres que la gente común tiene contra el poder y la riqueza de los poderosos”.

“Pero la esperanza nunca desaparece. No me gustaría nada mejor que creer, contra el peso de la historia y la razón, que un libro lúcido y oportuno aún puede sembrar las semillas de una revolución. Este volumen es un candidato fuerte: plantea el problema con elegancia y esboza la diversidad de formas en que se ha abordado en una variedad de entornos durante las últimas décadas. Ya sea que gane o no la batalla contra el poder y la codicia, este libro es una poderosa adición a la biblioteca de la prevención primaria y el plan de estudios de enseñanza, para lo cual lo recomendaría encarecidamente, en una amplia gama de cursos, como atención integral de salud basada en la comunidad en escuelas de medicina, psicología comunitaria, estudios de desarrollo, política internacional, sociología y macroeconomía”.

Claudio Schuftan, quien trabaja en Vietnam y ha escrito muchos artículos innovadores sobre las políticas de salud, dice:

“No podría estar más de acuerdo con los autores en que existe la necesidad de lanzar un esfuerzo global concertado para consolidar los movimientos populares que piensan globalmente y actúan localmente. Esto creando oportunidades para la presión popular para exigir las transformaciones sociales necesarias para contrarrestar las tendencias sociales regresivas que estamos viendo”.
“En el corazón de las conclusiones del libro hay un llamado a una revolución de la calidad de vida en la cual los niños no solo sobrevivirán, sino que estarán saludables en el sentido más pleno de bienestar”.
“Incluso las personas políticamente indiferentes a la línea política del libro encontrarán que vale la pena leerlo. Los estudiantes encontrarán una inspiración infinita”.

End Matter


Board of Directors
Allison Akana
Trude Bock
Roberto Fajardo
Barry Goldensohn
Bruce Hobson
Myra Polinger
David Werner
Jason Weston
International Advisory Board
Dwight Clark — Volunteers in Asia
Maya Escudero — USA/Philippines
David Sanders — South Africa
Mira Shiva — India
Michael Tan — Philippines
Pam Zinkin — England
Maria Zuniga — Nicaragua
This issue was created by:
Trude Bock — Editing and Production
David Werner — Writing and Illustrating
Efraín Zamora — Layout, Writing
Jason Weston — Layout and Online Edition